jueves, 14 de diciembre de 2017

Sorteo Navideño


Ya en alguna ocasión os he hablado de Julia Donaldson y sus fantásticas historias.

Una de las más conocidas es The Gruffalo, donde cuenta la historia de un ratón que dando un paseo por el bosque se encuentra con un zorro, un búho y una serpiente. Todos se quieren comer al pequeño ratón, pero él, que es muy astuto, se inventa a su peligroso amigo The Gruffalo: "a creature with terrible claws, and terrible teeth in his terrible jaws. He has knobbly knees and turned-out toes, and a poisonous wart at the end of his nose. His eyes are orange, his tongue is black; he has purple prickles all over his back". Pobres ingenuos que le creen. No saben que there’s no such thing as a gruffalo!!

Y en el cuento de The Gruffalo's Child, la hija del Gruffalo se ha criado oyendo la leyenda del Big Bad Mouse, un peligroso ratón que vive en the deep dark wood. Una noche, decide aventurarse en el bosque para descubrir si las historias que le cuenta su padre sobre the Big Bad Mouse son reales o no!

Ahora que se acercan las Navidades desde Spanglishpeque queremos ayudar a los Reyes Magos sorteando entre vosotros un ejemplar de "The Gruffalo's Child". ¡Si a vuestros hijos les gustó "The Gruffalo" no os lo podéis perder"!  Seguro que les hará mucha ilusión encontrarse con este regalo debajo del árbol.

¿Qué hacer para participar?
  • En Facebook
    • Seguir a @spanglishpeque en Facebook
    • Darle a me gusta a la publicación  y compartir públicamente el enlace del sorteo
    • Comentar la publicación etiquetando a dos amigos a los que les pueda interesar
  • En Instagram
    • Seguir a @spanglishpeque en Instagram
    • Buscar la foto del sorteo en el perfil y darle a me gusta
    • Comentar la foto del sorteo etiquetando a dos amigos a los que les pueda interesar
Este sorteo es sólo válido en la Península y permanecerá abierto desde hoy hasta el martes 19 de Diciembre a las 09:00.

¡Mucha suerte a todos!

martes, 12 de diciembre de 2017

Un café con... Susana

Hoy, en Un Café Con, tenemos con nosotros a Susana, una madre de un peque de 6 años al que está educando bilingüe inglés-español, sin ser ella nativa.




Cuando yo empecé con esta aventura bilingüe investigué un poco como abordarlo en casa y vi que básicamente se recomiendan una serie de métodos, entre los que podemos destacar el método OPOL (que es el que yo he elegido), el de la lengua minoritaria en casa y el de time and place. En este artículo que escribí hace tiempo podéis leer un poco más sobre ellos.

Existe también un método conocido como estrategia mixta, en el que los padres mezclan ambos idiomas en una misma conversación. Tal y como comentaba en ese artículo, es una técnica que no se recomienda porque puede provocar confusión en los niños.
Durante este tiempo he seguido leyendo e investigando, y he encontrado referentes que desmienten el hecho de que el mezclar idiomas con un niño puedan confundirlo. En este podcast de Alex, de Aventura Bilingüe, podéis escuchar por ejemplo a Jon Adoni comentando este tema.

A pesar de ello yo he seguido aplicando el método OPOL, primero porque ya se ha convertido en nuestra rutina familiar y segundo porque en el caso particular de mi hijo me parece el más eficiente para conseguir, no únicamente que el niño adquiera el idioma minoritario, sino que además lo utilice de forma activa, por lo menos conmigo y con el resto de personas que se lo hablen.
Sin embargo, hoy Susana va a compartir con nosotros su experiencia criando bilingüe, que contradice las desventajas del método mixto, y refuerza la teoría de que la mezcla de idiomas no confunde al niño ni le perjudica en su adquisición del lenguaje minoritario. Nos aporta así una experiencia diferente que creo que es muy interesante y que puede resultarle útil a algunas familias que se estén planteando educar bilingüe pero no se sientan cómodas con ninguno de los métodos anteriores.

Susana, en primer lugar muchas gracias por compartir esta entrevista con nosotros.
  • Háblanos un poco de ti, de tu familia, y de cómo tomasteis en casa la decisión de educar bilingüe a vuestro hijo.
    Pues verás,  decisión como tal no recuerdo haberla tomado. A mí siempre me han apasionado los idiomas y tenía claro desde un principio que querría compartir con mi peque dicha afición. En aquel entonces no sabía nada de bilingüismo. Pensaba recurrir a los servicios de una guardería bilingüe, pero no admitían peques hasta los 15 -18 meses.  Así que una tarde aburrida de lluvia, se me ocurrió intentar enseñar a mi peque (que tendría cerca del año) las partes de la cara en inglés. ¡Mi sorpresa fue mayúscula cuando pude comprobar cómo las reconocía! Eso me dio el impulso necesario para  continuar. Y poco a poco me encontré hablando “a ratos” en inglés.  Primero fue la hora del baño, luego la hora del cuento, la hora del juego…
  • En tu caso aplicas en casa la estrategia mixta, ¿no es así? ¿Por qué optaste por esta estrategia?
    “Optar” no creo que sea la palabra apropiada porque como te decía no fue hasta mucho después que empecé a leer sobre crianza bilingüe. El término “estrategia mixta” lo acabo de aprender ahora mismo. Jejeje! Simplemente me dejé llevar por lo que yo pensaba que podía funcionarnos. Fue surgiendo, sin más. Principalmente hablábamos  “a ratos” porque mi marido no habla inglés y, claro, sino la comunicación en el hogar iba a ser complicada. 
  • Además del inglés que tú le hablas en casa, ¿de qué otras fuentes recibe el idioma tu hijo?
    Pues desde siempre intento compaginar el inglés de casa con actividades en inglés en bibliotecas y diversas academias de la ciudad que utilizan métodos lúdicos con los niños para que aprendan de la forma más amena y natural posible. Acudimos a talleres, cuentacuentos, campamentos… También utilizamos el típico material audiovisual: televisión, Youtube, cuentos con CD que le encanta “leer” en el coche, libros con lector Leapfrog…. Y siempre que podemos quedamos con otras familias bilingües para que los niños practiquen.
  • Consideras que en tu caso, en el que tú no le hablas el 100% del tiempo en inglés al niño, ¿es más importante si cabe incrementar la inmersión del niño a través de esas otras fuentes?
    Para mí todas esas fuentes son indispensables si queremos “naturalizar” el idioma y criar lo que en el argot de crianza bilingüe se denominan “niños bilingües activos” (que entiendan y hablen). Sobre todo son importantes las “fuentes humanas”, por decirlo de algún modo. Conozco varias familias cuyos padres tienen niveles de inglés muy altos, incluso completamente bilingües, y que hablan sólo inglés con los niños. En algunos casos su nivel de exigencia OPOL es tal que les prohíben ver la tele en otro idioma. Sin embargo no consiguen que esos niños se lancen a hablar. Entienden todo pero no hablan. Y algunos con hijos adolescentes hablan sólo durante su estancia en un país anglófono porque les dicen a sus padres cosas como “estoy en España y aquí se habla español”. Cuando les preguntas con quién hablan sus hijos dicen: sólo conmigo o con nosotros en casa. Los niños necesitan interactuar con más personas que sus padres o abuelos. Creo que es fundamental que vean que hay mucha gente que habla esa “cosa rara” que su madre/padre se empeñan en enseñarle. Que le vean su utilidad y que además se acostumbren a diversos acentos y formas distintas de hablar el idioma. A todos nos gusta sentirnos dentro de un grupo y no señalados o marcados por las diferencias, en este caso, por un idioma que “parece” que sólo hablan en nuestra casa.

  • ¿Cómo ha evolucionado la relación de tu hijo con el inglés en los últimos 6 años?
    Pasito a pasito, como la canción. No, en serio, soy consciente de que aún nos queda muuuuucho camino por recorrer. El cambio de los 4 a los 5 años fue brutal. Pasó de entender a intentar hablar cada vez más y más. Al parecer es algo que les pasa a muchos niños a esa edad. Y ya este año ha sido una pasada. En verano estuvimos por primera vez en Inglaterra, visitando a un familiar y aprovechamos para que acudiera a un campamento urbano con niños nativos. Iba por la mañana y yo le recogía a las 6 de la tarde. Su adaptación fue espectacular. Desde el primer momento no tuvo ningún problema con el idioma. El primer día cuando fui a recogerle le faltó el tiempo para preguntarme: mummy, can I come back tomorrow pleeeeease? Aunque tiene algo de acento, hay sonidos en inglés que a los mayores nos cuestan un montón y él los dice perfectos. Obviamente tiene el vocabulario y los errores de un niño de 6 años, igual que en español. No es un niño bilingüe 100%, pero ya quisieran muchos adultos poder defenderse así  tras años y años de haber estudiado inglés. Si por ejemplo no encuentra una palabra, no cambia a español, sino que busca la manera de explicártela para que entiendas lo que quiere decir. Se siente cómodo hablando en inglés y para él es ya algo supernatural.
  • En lo que a compresión y utilización del lenguaje de forma activa se refiere, ¿crees que el hecho de haber aplicado esta estrategia ha podido ralentizar la adquisición del inglés en tu hijo?
    No lo creo. Mi opinión es que cada familia es un mundo y dentro de cada familia cada hijo es diferente. Es el método el que debe adaptarse o incluso crearse específicamente para cada niño y su evolución, no al revés. Entre las fuentes externas que hablábamos antes, por ejemplo, en cuanto a clases en academias se refiere, nosotros hemos probado todas las academias que creíamos que podrían irnos bien; algunas nos fueron bien en su momento y siempre les estaremos agradecidos por ayudarnos a conseguir nuestro objetivo, pero el idioma y el niño van evolucionando y las necesidades van cambiando. Lo que para mí es bueno hoy, a lo mejor no es tan efectivo mañana. Y puede que nunca se adapte a lo que tú necesitas. O a lo mejor sí. Experimentar es fundamental.
  • Ahora mismo, ¿qué idiomas utiliza tú hijo y en qué situaciones?
    Spanglish???? Es broma. Distingue perfectamente entre inglés y español y a quién debe hablarle en cada idioma. No sólo entre su padre y yo. Tengo amistades nativas a las que directamente les habla en inglés, sin pensárselo dos veces. Debo decir además que, en contra de muchas teorías que apuntan a que no pueden expresarse sentimientos en una lengua que no es la tuya, en nuestro caso el inglés ha creado un vínculo muy especial entre madre e hijo: las cosas importantes, o si en algún momento quiere recibir toda mi atención, siempre me las dice en inglés.  A mí personalmente me sigue dando mucha vergüenza hablar en inglés por la calle con él. Pero como él lo hace tan natural, no me queda otra que echarle valor y seguirle el juego. Jejeje!
  • Muchas gracias Susana por tu tiempo y por compartir tu experiencia con nosotros.
    Gracias a ti. Estás haciendo una labor estupenda con tus peques y ayudando a otros padres en esta aventura con tu blog. Sólo querría decir una cosa más a todos los padres no bilingües y es  que por favor no os eche para atrás el hecho de no hablar un inglés perfecto. Como dice el refrán “hace más el que quiere, que el que puede”. Así es esto del bilingüismo. Con el tiempo, estando en contacto con otros nativos, llegará un momento en el que su pronunciación será mejor que la vuestra ¡y hasta os corregirán! La constancia y la ilusión son las claves para alcanzar la meta del bilingüismo.
Evidentemente, cada familia y cada niño son diferentes, y en cada caso hay que buscar la solución que más se adapte a los padres y a los niños, pero espero que esta entrevista os haya resultado útil y os  pueda ayudar en algún caso en concreto.

martes, 5 de diciembre de 2017

Tres años de bilingüismo en casa


Mi hijo mayor ha cumplido ya tres años. Tres años desde que me hizo mamá, tres años en los que me he equivocado y he aprendido tanto gracias a él, y tres años de bilingüismo en casa. 

Hace un par de meses una chica me escribió preguntándome por los avances que había tenido mi hijo en relación al inglés en los últimos tres años. He decidido rescatar la respuesta que le envié para conmemorar hoy estos tres años del mayor de la casa. 

Para poder responderle empecé a echarle un vistazo a los posts que había escrito en todo este tiempo, y eso me hizo recordar uno de los motivos de este blog: mantener un histórico de lo que hemos vivido. Visto ahora, tres años después, me parece sorprendente todo lo que hemos conseguido.

Con 15 meses ya identificaba palabras que le decíamos y reaccionaba ante ellas. En este post podéis ver un artículo que escribí en ese momento, donde resumo un poco mis impresiones

Con 18 meses aproximadamente empezó a hablar. En este post os cuento las palabras que decía entonces. Algunas las decía en español, y otras en inglés. La sensación que me daba era que elegía para cada palabra el idioma en el que era más sencilla. Y sólo un mes más tarde, su vocabulario ya había aumentado, como explicaba en este post.

Cuando tenía 20 meses tuvimos una au pair en casa durante un mes, y eso supuso un punto de inflexión en su vocabulario y su capacidad de comunicarse en inglés. Aprendió a decir los números, los colores, las formas, palabras que hasta entonces le costaban mucho, como por ejemplo shoes, e incluso expresiones sencillas de un par de palabras: Come on!, I'm ok, How are you?

A los dos años ya la cosa había avanzado mucho, como podéis ver en este post. Tenía un vocabulario bastante amplio para su edad: decía los colores, números, animales, medios de transporte, verbos básicos, utiliza location words y descriptive words e incluso empezaba a decir frases cortas de dos o tres palabras.

Y ahora, con tres años, es espectacular cómo se maneja en inglés. A mí sólo me habla en ese idioma (prácticamente) y lo hace con expresiones que a veces hasta me sorprenden. Conjuga verbos, usa subordinadas, vocabulario que a veces no sé de donde ha sacado….

Durante este tiempo hemos tenido que escuchar a escépticos diciéndonos que así no iba a aprender bien el español, que lo estábamos confundiendo, que no era natural hablarle en un idioma en el que no eres nativo... Y ahora, tres años después, es gracioso ver como aquellos que dudaban han olvidado que lo hacían y se sienten orgullosos de que el peque sea capaz de manejarse en ambos idiomas.

Por supuesto, también hemos tenido a nuestro lado a mucha gente apoyándonos, a los que les parecía un esfuerzo que merecía mucho la pena. 

Pero lo más importante es que nosotros siempre nos hemos mantenido unidos y firmes en la idea de que estábamos haciendo lo mejor para nuestro hijo (no voy a negar que a a veces tuviéramos dudas, sobre todo al principio, ¿pero quién no tiene dudas educando a sus hijos?). 

Y ahora, tres años después de empezar esta aventura bilingüe, y con muchos retos todavía por delante, podemos mirar orgullosos hacia atrás y con más tranquilidad hacia adelante. 

Espero que este post sirva para animar a otras familias que se estén planteando aventurarse en esta crianza bilingüe. 

Y muchas felicidades peque! Te haces mayor, y es un orgullo estar a tu lado y disfrutar de todos los momentos que pasamos a tu lado!

martes, 28 de noviembre de 2017

Introducir el inglés en casa con niños de 3 años


Con el post de hoy quiero inaugurar una nueva sección del blog a la que voy a llamar “Habitación de invitados”. En ella, contaremos con colaboradores que nos aportarán sus conocimientos sobre diferentes aspectos relacionados con el bilingüismo y la enseñanza de idiomas.

Y lo hacemos con Tania quien, para los que no la conozcáis, es la persona que hay detrás de English4families, un proyecto cuyo objetivo principal es ayudar a las familias con peques de 0 a 3 años aproximadamente a introducir el inglés en casa de manera natural y respetuosa. 

Tania, al frente de este proyecto, es profesora de inglés con más de 10 años de experiencia en la enseñanza de esta lengua y Experta Universitaria para la enseñanza de asignaturas en inglés (CLIL). 

E4F está situado en Valencia y actualmente están asesorando a familias y educadores de centros infantiles y colegios de toda España aportando así su granito de arena como profesionales para mejorar la calidad de la enseñanza del inglés desde la primera infancia.

Hoy, Tania nos va a dar una serie de consejos sobre cómo integrar el inglés en casa cuando tienes peques de 3 años o más.

Si queréis seguirla podéis hacerlo en su página web, por correo electrónico o en las RRSS (en Instagram como @english4families, en Facebook como @E4FValencia o en Twitter como @Eng4Families).

¡Aquí tenéis su post¡ ¡Espero que os guste!

Cada día se ponen en contacto más familias con la consulta sobre qué pueden hacer para integrar el inglés en casa una vez que sus peques ya no son tan peques. Ocurre que por desconocimiento o simplemente porque no han encontrado el momento adecuado, estas familias comienzan a interesarse por  la enseñanza de una segunda lengua una vez sus hijos ya han cumplido los 3 años.

Lo primero que  hay que tener en cuenta es que a esta edad, el desarrollo del cerebro  es diferente al de los bebés y por ende el proceso y mecanismos  que utiliza para aprender una segunda (o tercera, o cuarta) lengua es distinto.

Una vez se ha establecido la lengua materna, el aprendizaje de una segunda lengua se realiza a través de la traducción mediante esta lengua materna, de ahí que el proceso de aprendizaje se complique ligeramente y ralentice.

Otro factor a tener en cuenta es el posible rechazo por parte del niño a una lengua que desconoce y le resulta extraña, por lo tanto incómoda. De ahí la gran importancia de realizar esta introducción de forma respetuosa y mediante actividades que sean del interés del niño.

En esta etapa de poco sirve empezar a hablar " de repente" en inglés en casa a la hora de comer, del baño, etc.... cosa que sí se puede hacer en cierta etapa con los bebés. El niño de 3 años tiene establecidas sus rutinas en casa, su idioma y sus preferencias, por lo que la clave está en aprovechar su interés natural en ciertas actividades y juegos para introducir el idioma de forma que le divierta y se encuentre cómodo.

Una forma ideal es empezar con los cuentos, reservar un momento cada día para leerle una historia en inglés, de esta forma se empieza a formar un nuevo vínculo niño-mamá/papá-libro asociándolo así con un momento placentero y positivo.

Para niños de 3 a 6 años que  normalmente muestran interés por saberlo prácticamente todo, existen libros muy interesantes como "First Encyclopedia of Our World" de Usborne, en el que se responden preguntas que suelen realizar los niños. También podemos elegir libros más específicos (de animales, de transportes, etc...)


El tiempo de juego también es imprescindible para introducir la lengua, una actividad fantástica para jugar en familia y además animar al uso oral del idioma son los "Story Cubes", con los que se pueden crear cada vez una historia diferente tirando los dados y uniendo las imágenes resultantes.


Finalmente, el uso de CLIL (Content and Language Integrated Learning) sería la forma ideal de aprender una segunda lengua cuando los niños  ya se encuentran en la etapa de infantil y primaria. Se puede usar CLIL en el hogar por ejemplo cocinando juntos, realizando tareas de jardinería,  realizar el estudio de mapas (ríos, montañas, ciudades, países) antes de salir de viaje o excursión.... Si quieres saber más sobre CLIL podéis echarle un vistazo a este enlace.

Todo niño está deseoso de aprender, solo hay que encontrar la forma adecuada de presentarle la nueva información y despertar esa curiosidad innata por el mundo que nos rodea.

martes, 21 de noviembre de 2017

Inglés en casa: Let's do puzzles

Hoy os presentamos una nueva actividad que podéis hacer con los peques en casa, en inglés. De esta forma jugarán y aprenderán inglés a la vez.

¿Os gustan los puzzles? ¡Al mayor de la casa le encantan!

Así que en casa toca a menudo hacer puzzles (do puzzles / play with puzzles / to put a puzzle together).

La verdad es que se le dan bien. Coge las piezas (pick up, pinch and grasp pieces), les da vueltas (flip/turn), prueba a ver en que hueco encajan (move them around/manipulates them into slots) y las coloca en el sitio correcto (to fit them in the correct place)  hasta acabarlos (to complete/finish/solve a puzzle). Y todo para al final desmontarlos y meterlos en la caja (to take the pieces/puzzle apart)

A veces intenta encajar la pieza en el hueco que no es, como si fuera a conseguir que encajara (place a piece of the puzzle that doesn't fit)

No empieza por las piezas de los lados (edge pieces) como hago yo. Ni tampoco ordena todavía las piezas ni por colores, ni por formas (sort all the pieces into piles according to colors or shapes) antes de colocarlas (before they can be assembledsino que trabaja en el puzzle (to work on a puzzle) de una forma más aleatoria o desordenada, pero siempre sabe donde poner las piezas (where a piece should go and why)

Si quieres introducir a tu hijo en el mundo de los puzzles, puedes hacerlo con los puzzles apilables (stacking puzzle games), pasar de ahí a los encajables sencillos (knobbed puzzles or silhouettes puzzles) que son esos puzzles donde sólo tienes que poner la pieza dentro del hueco con la forma correcta (those that are outlines of simple shapes that fit into corresponding board cutouts). Y cuando estos ya los tengan dominados, les llegará el turno a los puzzles tradicionales (jigsaw puzzles). 

¿Qué aficiones tienen vuestros peques? ¿También les gustan los puzzles?

Animaos y aprovechad ese momento de juego para que aprendan también inglés! Recordad que podéis encontrar otros posts con actividades para hacer con los niños en la sección de la Ludoteca


martes, 14 de noviembre de 2017

Un café con... Rebeca Martín

Hoy, en un café con, tenemos a Rebeca que es, como yo, una apasionada de los cuentos y especialmente de los cuentos en inglés. Convencida de que la lectura es una herramienta de cambio social, educativo y cultural  lleva toda su vida profesional dedicada a ella. Hace cuatro años abrió, con su compañera Soraya, Unpuntocurioso, una empresa de promoción de lectura y creatividad. Desde entonces trabaja para redescubrir el poder de los libros con niños desde los seis meses.
Rebeca, en primer lugar muchas gracias por dedicarnos este ratito.
  • Háblanos un poco de Unpuntocurioso. ¿Cómo surgió este proyecto y en qué consiste?
    Surgió cuando la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, dedicada por completo a la promoción de la lectura, cerró en Salamanca y Soraya y yo, que trabajábamos allí, decidimos apostar por seguir haciendo el mismo trabajo pero como emprendedoras y con mucha ilusión por contagiar nuestra pasión por los libros, en inglés y en español. Desde el año 2013 no hemos parado de innovar y de abrir nuevas líneas de trabajo en colegios, bibliotecas, museos y trabajando con familias directamente, que es lo que mas nos gusta.
  • Dentro de Un Punto Curioso contáis con el programa Leemos en inglés. ¿Qué es exactamente? Es una propuesta para descubrir cómo comunicarnos en inglés a través de cuentos, juegos, canciones, fingerplays y otras sorpresas que nos ayudan a entender la parte fundamental del aprendizaje de un idioma, que es disfrutar con él. Cada sesión comienza con unas rutinas que nos invitan a descubrir historias que tenemos escondidas entre nuestras manos, y nos ayudan a compartir fingerplays o juegos de dedos para saludar, para convertir nuestros dedos en pájaros, en monos, y a la vez disfrutar de la sonoridad y el ritmo de estas composiciones en inglés. Después hay una parte dedicada al storytelling o cuentacuentos en el que una historia ilustrada nos invita a poner a prueba nuestra imaginación y por eso viajamos a la luna con ella, nos metemos en una granja, curioseamos la cocina de una bruja o jugamos con un monstruo que no da nada de miedo. Por último siempre creamos algo con nuestras propias manos para que cada niño se lleve a su casa un pedacito de la sesión que hemos compartido y así se sienta protagonista también de la historia.
  • ¿Cuál es tu relación personal con el inglés y cómo te decidiste a integrarlo en tus sesiones de cuentacuentos? Desde que era muy pequeña me ha parecido fundamental el aprendizaje de inglés. Yo fui de la generación que aún aprendió con casetes y con los ejercicios de rellenar los huecos en clase, pero enseguida me di cuenta de que saber inglés me iba a resultar imprescindible para sentirme más libre. Especialmente lo descubrí en mi año Erasmus, cuando el idioma se convirtió en la llave de acceso a otras culturas, otros amigos y muchos viajes. Cuando empecé a trabajar en la Fundación, antes de Unpuntocurioso, me especialicé en literatura en inglés para primeros lectores porque me parecía muy importante que cambiase desde el inicio la manera en la que hay que acercarse al idioma: no como un objeto de aprendizaje sino como una vía de comunicación.
  • ¿Cómo crees que pueden los libros ayudar a los más pequeños de la casa a aprender un idioma Son fundamentales. A través de los libros, incluso cuando aún no saben leer, identifican objetos de su entorno cotidiano, descubren historias maravillosas y comienzan a poner en marcha su creatividad cuando descubren que un libro se puede leer con los cinco sentidos y a veces ponerle música, otras jugar con él o con las sorpresas que esconden sus páginas. Los libros en inglés son pequeñas piezas culturales, además de juegos con las palabras y con los ritmos que debemos acercarles para que descubran otros sonidos, otras formas de vida, otros personajes, y crezcan con ellos.
  • ¿Crees que los padres pueden ayudar a sus hijos a aprender inglés simplemente leyéndolos cuentos en casa? Sí, estoy convencida. La lectura regazo es muy potente, tanto en inglés como en castellano, porque es compartida y se nutre del afecto, de la emoción, de momentos mágicos en los que disfrutan tanto el niño como el adulto. Leerle cuentos en inglés es también compartir palabras y crear situaciones especiales en las que el juego y la magia de las historias nos acompañarán – sin exagerar - toda nuestra vida.
  • Leer un cuento puede convertirse en todo un arte en el que podemos conjugar narración, música y algo con lo vosotras trabajáis mucho y que me parece genial: los fingerplays. Háblanos un poco más de ellos. ¿Qué son y cómo usarlos en nuestros cuentos?
    Los fingerplays son juegos de dedos combinados con ritmos, canciones o sencillas palabras que despiertan el interés de los más pequeños. Es un recurso increíble, porque aunque parezca muy simple despierta la imaginación de los niños y cobra vida entre las manos de quien los comparte. Nuestros dedos se pueden convertir en pajaritos, en peces, en ruedas, pueden hacer cosquillas, saludar, decir adiós… las posibilidades son infinitas y ayudan a compartir palabras y ritmos de una forma muy especial, que se fija en los más pequeños y te sorprenden cuando al día siguiente repiten a la perfección todas las retahílas o las canciones con sus movimientos. A nivel más profundo, los fingerplays están muy relacionados con la neurociencia y demuestran cómo funcionan las neuronas espejo desde los primeros años de vida. Es un recurso que me parece tan interesante que he creado mi propio libro de Fingerplays, y en él comparto mis juegos de dedos favoritos pero en lugar de acompañar el texto con imágenes lo acompaño con un código QR, y cuando lo descifras con tu teléfono móvil, ¡aparezco yo en un video cantando y moviendo mis manos al ritmo de los Fingerplays! Es un recurso extraordinario, yo le recomiendo su uso a todo el mundo.
  • Dentro de esta ayuda que ofrecéis a las familias para enseñarles a contar cuentos tenéis la web de Leemos en inglés donde podemos acceder a diferentes videocuentos. ¿Cómo está organizada esta web y a quién pretendéis acceder con ella?
    Pues es un escaparate de videocuentos en inglés, con los más valorados y disfrutados por los pequeños en todas las actividades que realizamos en inglés desde Unpuntocurioso. Hacemos versiones en vídeo para que, o bien las disfruten directamente los lectores, o puedan servir de inspiración a papás o profesores a la hora de contarlos ellos mismos. Se alimenta periódicamente y cada uno de los videocuentos se acompaña de una propuesta creativa para realizar después de la lectura. Está en continuo crecimiento ¡y pronto habrá sorpresas nuevas!
  • ¿Dónde pueden encontraros los lectores en el mundo virtual? ¿Y si quieren asistir a vuestras sesiones? Pues estamos en nuestra web www.unpuntocurioso.com donde siempre contamos qué actividades realizamos y compartimos recomendaciones, y luego en nuestras redes sociales, en Facebook, Twitter, Instagram incluso en Youtube, donde si buscáis por “Unpuntocurioso” os aparecen un montón de sorpresas en inglés y en castellano. Y si queréis disfrutarlas en persona, ahora mismo realizamos talleres en Casa del Lector (Madrid) una vez al mes, y todas las semanas en nuestro espacio de Salamanca.  
    Muchísimas gracias por pensar en nosotras para tu blog.
¡Muchas gracias de nuevo a ti por esta entrevista y por acercar un poco más el inglés a los más peques de la casa!

martes, 7 de noviembre de 2017

Fallos en el inglés del peque


Desde que el mayor de la casa se soltó a hablar inglés, cada día gana en fluidez, aprende vocabulario y mejora su gramática.

Sin embargo, por supuesto, comete errores, como es normal en todo niño de menos de tres años. Mi problema en este caso es que no tengo claro si los errores que comete son los que cometería un niño nativo de su edad, o son influenciados por el español. De hecho, me da la sensación de que es una mezcla de ambos factores. No me preocupa demasiado, especialmente porque veo que muchos de esos errores los va autocorrigiendo día a día.

Sin embargo, quería escribir este post resumiendo un poco los principales errores que comete a día de hoy, para que nos quede como histórico y podamos usarlo en el futuro para poder comparar. Y además, a lo mejor a vosotros os sirve de referencia también para vuestros peques.

Gramática

  • Preposiciones de lugar 
    • Mezcla mucho las preposiciones at/in/on. En realidad, lo que hace es usar casi siempre in
  • Make y do 
    • Le encanta usar make, casi para todo. El do apenas lo usa. 
  • Orden de los elementos de la frase
    • A veces altera el orden de elementos de una frase. Por ejemplo a veces dice "Give me it", en lugar de "Give it to me"
  • Inversión sujeto verbo en preguntas
    • A veces la hace, y a veces no
  • Tiempos verbales
    • Los pasados los confunde de vez en cuando. En ocasiones dice I didn't fall, en otras I didn't fell, etc. También dice en alguna ocasión I didn't was.
  • Género de los posesivos
    • Los posesivos his y her no los tiene demasiado claros, aunque cada día los controla más. El he/she también los mezclaba, pero ahora apenas se equivoca.
  • Pronombres
    • A veces mezcla I y me. Por ejemplo si le preguntas "Who wants to come?", él te contesta "Me"

Pronunciación

Aquí es donde creo que tiene errores influidos por el castellano.
  • La H que pronuncia es muy similar a la J española. Yo pronuncio la en inglés bastante aspirada, pero aún así él no lo hace bien.
  • Cuando una palabra empieza por S le pronuncia delante una E.

    Y este es un pequeño resumen de como estamos a día de hoy. Yo, por mi parte, no le corrijo de forma activa cuando se equivoca, sino que únicamente repito lo que él ha dicho pero de forma correcta. Él a veces lo vuelve a decir bien cuando me escucha a mí, y otras veces no, pero poco a poco creo que lo va interiorizando.