martes, 12 de noviembre de 2019

Cómo potenciar el inglés en adolescentes

Hoy tenemos con nosotros a Marta,una pedagoga y maestra de infantil y primaria, especialista en la enseñanza del inglés como lengua extranjera. Le encanta leer, las manualidades y viajar. Ha estudiado en Irlanda y en Finlandia y ha hecho prácticas de magisterio en Suecia, Finlandia, Irlanda y Nueva Zelanda. La podéis encontrar en su cuenta de Instagram @teachandcraft donde descubriréis un montón de cuentos y recursos para introducir el inglés tanto en clase como en casa.

¡Os dejo con ella!



Siempre había pensado que cuando fuera a Finlandia encontraría la solución de todo. Finlandia tiene parte de culpa de que ahora hable bien inglés, ya que antes de que naciera, mis padres fueron allí de vacaciones y, cuando se dieron cuenta de que todo el mundo hablaba inglés, se prometieron que si tenían hijos en el futuro harían lo posible para que fueran fluentes en esta lengua. Así pues, cuando empecé a estudiar educación pensé que en ese país encontraría la fórmula mágica de la enseñanza del inglés. ¿Qué hacían en la escuela para que salieran con este nivel? Tenía que ir allí y descubrirlo.

Fui a Finlandia en el 2015 y estudié allí durante tres meses. Me llevé una gran sorpresa (en el mal sentido) cuando vi que no hacían nada excepcional. Lo mismo me pasó con Suecia, donde había estado el curso anterior. Entonces, ¿de dónde salía su nivel de inglés? Como dice un proverbio africano, “se necesita todo un pueblo para educar a un niño”. Pues eso, su nivel de inglés sale de la sociedad. Entonces, ¿qué podemos hacer para que nuestros peques alcancen este nivel? La respuesta, como la mayoría ya sabréis, es exponerles a dicha lengua el máximo posible.

En Spanglishpeque se ha hablado en varias ocasiones sobre cómo introducir y promover el inglés cuando son pequeños, pero, ¿qué pasa cuando crecen? Hay bastantes adolescentes que pierden el interés en la lengua. En su entorno no se suele hablar, no lo necesitan y a veces pierde el sentido para ellos. Requiere de un esfuerzo extra que no siempre están dispuestos a hacer. Una de mis tutoras en el colegio de Suecia me dio una idea fantástica. Era profesora de inglés y español en secundaria y, en vez de mandarles fichas o páginas del libro para tarea, les mandaba hacer actividades que hacían en su día a día. El alumnado tenía que hacer un mínimo de estas actividades cada semana, y era una forma de llevar el inglés a su día a día. A continuación os doy algunas ideas de actividades que pueden hacer en inglés:
  •  Jugar a videojuegos: Si os soy sincera, nunca he sido fan de los videojuegos. Es algo que no se me da bien y nunca me ha atraído. Aun así, no nos vamos a engañar, a muchos adolescentes les gustan los videojuegos. La profesora sueca de la que os hablaba me contó que, de sus alumnos, los que tenían mejor nivel de inglés eran los que jugaban a videojuegos. Cuando juegan en línea se tienen que comunicar con personas de todo el mundo. A veces lo hacen por escrito, y otras hablando con un micro. Es una forma lúdica y significativa de trabajar las four skills (reading, writing, listening and speaking).
  • Ver series y películas: Con Netflix y las demás plataformas de televisión online tenemos acceso a infinidad de series y películas en versión original (que suele ser inglés). Si nos acostumbramos a que vean la televisión en versión original, no van a querer pasarse a la versión doblada, porque sabemos de sobras que es mucho peor. Por cierto, creo que, en los países donde tienen un nivel alto de inglés como lengua extranjera la TV tiene mucho que ver, ya que suelen ser países donde no se doblan los programas. Por lo que hace a los subtítulos, si me preguntáis os diré que sí, pero en inglés. Esto nos ayuda a saber cómo se escriben las palabras nuevas, y si no podemos deducir el significado por contexto, siempre podemos buscarlas en un diccionario.
  •  Escuchar música: Probablemente ya lo hagan, y es fantástico. Sin darse cuenta se encuentran cantando en un idioma que no es el suyo. La curiosidad muchas veces les lleva a buscar las letras de sus canciones favoritas y de consultar aquellas palabras que no conocen, y esto les ayuda muchísimo a mejorar su nivel.
  • Leer en inglés: Quizá nos cueste un poco convencerles de que lean en inglés, pero es una buena actividad para practicar el idioma y aprender nuevo vocabulario. No tienen que ser libros; pueden ser cómics, revistas, artículos de internet… Cualquier texto que les pueda parecer interesante.
  • Tener una habitación donde solo se hable inglés: En Suecia la mayoría de los adultos dominan el inglés, por lo que esta actividad no era difícil de llevar a cabo. La profesora les proponía elegir una habitación de la casa (la cocina, el salón, el comedor…) en la que durante un día solo se podía hablar inglés.


Estas son recomendaciones que podéis llevar a cabo en casa, pero ahora viene la recomendación estrella. Cuando la gente me escucha hablar inglés y me pregunta cómo he conseguido este nivel o este acento la respuesta es: vivir fuera. Soy consciente que no siempre es posible, pero siempre que se pueda (y el niño o niña quiera), pasar un año (y si son dos mejor) fuera va a hacer que su nivel de inglés sea prácticamente nativo. Mejor un año escolar que un verano, y no solo por el tiempo fuera, sino por el número de hispanohablantes con los que tendrán contacto. Vivir dos años en Irlanda fue una experiencia que me cambió la vida y, sin duda, me ha abierto muchas puertas.
Viajar en familia también es una forma fantástica de practicar. Aunque puede que no quieran hablar en inglés con desconocidos, y menos si estáis delante (por lo menos yo de pequeña no quería), todo lo que estén expuestos les ayudará a mejorar. Y si no podéis viajar, haced excursiones a sitios de estos tan turísticos, que a veces parece que estemos muy lejos de casa y solo nos hemos movido unos kilómetros en coche.

Sabéis que en nuestro caso el inglés lo llevamos introduciendo en casa de forma muy activa desde que son bebés, pero tengo que decir en relación a lo que indica Marta de ponerles la televisión en versión original, que es verdad que se acostumbran y luego no la quieren doblada. Cuando me despisto y no le cambio el idioma me vienen a protestar para que la ponga en inglés! Así, que ya sabéis, animaos con alguna de las cosillas que nos propone Marta y contadnos que tal os funcionan!!

martes, 5 de noviembre de 2019

Inglés en casa: introduciendo las rutinas en inglés

Hace un tiempo publiqué un post con 10 canciones para introducir las rutinas en inglés en casa. Hoy os quiero dar algo de vocabulario para esas rutinas, de forma que las podáis ir compartiendo con vuestros peques en inglés desde que son bebés. Para eso vamos a repasar un día cualquiera en casa... 




Morning routine

Llega la hora de levantarse (time to wake up) y los niños ya empiezan a desperezarse (to stretch): Good morning, sweetheart!  Entre bostezos (yawns) y alguna protesta, subimos las persianas para ayudarles a despertar (open the blinds): It's time to wake up!! How did you sleep?  Al mediano le cuesta un poco, porque es algo dormilón (sleepyhead)
Cuando despierta el bebé miramos si se ha hecho caca (done a poo), le limpiamos el culo (wipe the bottom), puede que le echemos un poquito de crema (put a little bit of cream) y le cambiamos el pañal (change the nappy). 
A los mayores les ayudamos a vestirse (get dress), y a desayunar (have breakfast). Después del desayuno lavamos las manos, la cara y los dientes (wash the hands and the face, and brush the teeth) y nos peinamos (brush/comb the hair). 
A ponerse los zapatos (put the shoes on), el abrigo (put the coat on), abrocharlo (button it up), coger la mochila (bakcpach) y listos para el cole (ready for school)!

Go to school

Al cole (school) o a la guarde (kindergarten) vamos andando o en coche, dependiendo del día. Si vamos andando muchas veces lo hacemos cantando la canción de Walking, walking! El mayor siempre lleva algo (snack) para comer en el recreo (recess). 
Al llegar toca ponerse el mandilón (smock), un beso y despedirse con un beso (give me a kiss / blow me a kiss!)

Playtime

Como comen en el cole, cuando llegan duermen un poco la siesta (nap) y después es hora de jugar!
Podemos por ejemplo ir al parque a jugar con los columpios (swings): agárrate fuerte (hold on tight!), el tobogán (slide), o el balancín (see-saw). A veces llevamos una pelota para jugar a tirarla o darle patadas (throw/kick the ball). Otras veces jugamos al escondite (hide and seek) o echamos unas carreras (to have a race): preparados, listos ya! (ready, steady, go!). 
O si el tiempo no acompaña nos quedamos en casa a jugar con los juguetes (toys), a algún juego de mesa (board games), o a disfrazarnos (to disguise)


Dinner time

A la hora de cenar, toca un poco de todo: biberones para el pequeño (bottle), con su babero (bib) y a la mesa los demás. Entre todos ponemos la mesa (to set the table), se reparte la comida en los platos y se come mientra charlamos de lo que hemos hecho durante el día: How was school today? Did you have fun? What did you play to at the recess? What did you learn today? 
Mientras se come no se juega, no se tira la comida (spill the food) ni por supuesto se escupe (spit the food out). Y nada de sorber la sopa (no slurping!). Se muerde, se mastica y se traga cada pedazo! (bite, chew, swallow!)
Al terminar se recoge la mesa (clear the table), y hora del baño!

Bath time

Después de cenar suele tocar un baño (have a bath). Llenamos la bañera (fill th tub).  Los enjabonamos (to soap up) con el gel (gel) y los lavamos con la esponja (sponge). Para ello mojamos bien la esponja (wet the sponge), la escurrimos (wring the water out), y frotamos despacio con un poco de jabón (rubb slowly), para luego aclararlos (to rinse off).
Si toca lavar el pelo (wash the hair) lo hacemos con el champú (shampoo) y les decimos que cierrenbien los ojos para que no les entre el champú (close the eyes not to get shampoo in them): Don't cry, it's just a little shampoo!
La hora del baño suele ir acompañada de juegos (to play with bath toys / rubber ducks) y chapoteos (splash) en el agua.
Cuando acabamos toca salir de la bañera (it's time to get out of the bathtub), envolverse en la toalla (wrap yourself in the towel), secarse bien (dry yourself), y ponerse el pijama (put the pajamas on). 

Bedtime

Y a la cama (time to go to bed) o a la cuna (cot), Aprovechamos para leer un cuento (to read a bedtime story): What story would you like tonight? y luego arropamos a los peques (tuck them in), a veces nos acurrucamos un poco con ellos (to cuddle up), les cantamos una nana (to sing a lullaby) y a dormir: Close your eyes and go to sleep! It's very late! 
Night night, sleep tight!!

martes, 29 de octubre de 2019

Trick or treat?

¡Halloween está aquí! ¿Vosotros celebráis esta fiesta? Nosotros no mucho, pero la realidad es que cada vez está más extendida en España.

Origin

Por si no lo sabíais Halloween (atención a la pronunciación en inglés, acentuando en la última sílaba: [æləʊˈiːn]) tiene su origen en una festividad celta, el Samaín (Samhain). Esta festividad se celebraba la noche del 31 de octubre como fin de la temporada de cosechas (harvest) e inicio del año nuevo celta (gaelic). Cuando esta fiesta se cristianizó (christianized) se convirtió en lo que ahora llamamos Halloween, o noche de Víspera de Difuntos, y se celebra el día antes del día de Todos los Santos, 1 de noviembre.

Halloween symbols

Los colores que se asocian a este día son el naranja (orange), el negro (black) y el morado (purple). Algunos símbolos asociados a esta festividad son los esqueletos (skeleton), las jack-o-lantern, las calabazas (pumpkins), los murciélagos (bats), las telas de araña (spiderwebs), y los disfraces (costumes)

Halloween Traditions

Algunas de las tradiciones más extendidas relacionadas con Halloween (Halloween traditions) son estas:

Carving umpkins into Jack-o'-Lanterns




Las Jack -o'-Lanterns se supone que se llevan durante la noche de Halloween para espantar a los malos espíritus (to frigthen evil spirits)

Tradicionalmente en Irlanda y en Escocia se vaciaban nabos (turnips), pero en Norteamérica empezaron a utilizarse calabazas (pumpkins)

La tradición se originó a partir de una leyenda irlandesa sobre un hombre apodado Stingy Jack al que se le denegó la entrada de su alma tanto en el cielo como en el infierno (the entry into heaven and hell was denied to his soul).

Nosotros el año pasado hicimos nuestra primera linterna con una calabaza (pumpkin lantern). La cultivamos durante meses para recolectarla en Noviembre, vaciarla (scoop out the inside), dibujarle una cara espeluznante (draw a spooky face) y recortarla (cut it out).

Y no desperdiciéis lo de dentro! Lo podéis usar para hacer un montón de recetas ricas, como estas tortitas de calabaza!

Wearing Scary Costumes



Mucha gente se disfraza de personajes de miedo en Halloween. Los esqueletos (skeletons), vampiros (vampires), monstruos (monsters), fantasmas (ghosts) o brujas (witches) son algunos de los más típicos.

Últimamente en España también se ha extendido mucho el disfraz de Catrina, que tiene su origen en Mexico. Se trata de una calavera de mujer (female skeleton) vestida sólo con un sombrero (dressed only in a hat). Esta figura surgió como burla a los indígenas que se habían enriquecido y se avergonzaban de sus orígenes indígenas (they were ashamed of their indigenous origins), vistiéndose en ropas elegantes imitando el estilo Francés y maquillándose en exceso para que su rostro pareciera más blanco (wearing lots of makeup to make her skin look whiter). Actualmente esta figura en Mexico se está convirtiendo en la imagen de la muerte  (image of Death) y es un disfraz común la Noche de los Muertos.

Going trick or treating


Y la noche del 31 de octubre los niños, y los no tan niños, se disfrazan y van de casa en casa (go in costume from house to house) haciendo el truco o trato (trick or treat) . Timbran en las casas pidiendo dulces (asking for treats) al grito de Trick or Treat?. La palabra trick es una amenaza de hacer una travesura (to performa a mischief) si se les deniega el dulce (if no treat is given to them)

Hay gente a la que también le gusta disfrutar de esta fiesta contando historias de miedo (telling scary stories) o viendo películas de terror (watching horror films).

Cuentos de Halloween

Y aquí os dejo tres cuentos para leer en estas fechas! No son cuentos que traten específicamente la temática de Halloween, pero sí cuentos que encajan perfectamente con todo aquello que simboliza esta fecha:


  1. Room on the broom, de Julia Donaldson

    Magnífica obra rimada de Julia Donaldson, en la que nos cuenta la historia de una bruja y su gato, que recorren los aires en su escoba, y su accidentado viaje en el que la bruja pierde su gorrro, su lazo y su varita. ¿Cómo hará para recuperarlos? Tres dispuestos animales la ayudarán, y se querrán unir al viaje en escoba: Is there room on the broom for me? ¿Y cómo se las arreglarán para salvar a la bruja del hambriento dragón con el que se tendrá que enfrentar en su viaje?
  2. The little old lady who wasn`t afraid of anything, de Linda D. Williams

    Había una vez una pequeña anciana que no le tenía miedo a nada. Pero una tarde, dando un paseo por el bosque, empieza a escuchar unos extraños sonidos: clomp, clomp, wiggle, wiggle,  shake, shake, clap, clap.. y descubre que la siguen clomping boots, wiggly pants, shaking shirt, claping gloves y otros objetos extraños... ¿qué puede hacer para que dejen de perseguirla y asustarla?
  3. What was I scared of? de Dr Seuss

    Una obra de Dr Seuss que se publicó inicialmente en The Sneeches and other Stories. El protagonista de la historia se encuentra con a pair of green pants, with nobody inside them. Evidentemente, se asusta de este extraño personaje, pero pronto descubrirá que no es el único que está asustado, y que los pantalones le tienen más miedo a él que él a los pantalones!!

Vídeos de Halloween

Y si a vuestros peques les gustan los vídeos, aquí tenéis tres perfectos para Hallooween!
  1. Peppa Pig, Trick or Treat
  2. Bob the train, Halloween Song
  3. Word World, Kooky Spooky Halloween

Canciones de Halloween

Tres cuentos, tres vídeos y por último tres canciones!!






¿Y vosotros celebráis Halloween? Contadme!

martes, 22 de octubre de 2019

Aprender inglés en casa con role play games

Los role play games son un recurso muy eficaz para practicar inglés en diferentes contextos. Se trata de juegos en los que los niños interpretan diferentes "roles", escenifican historias y simulan situaciones. Esto nos permite practicar con ellos vocabulario de diferentes temáticas de forma natural a través del juego.

En este post os quiero dar algunas ideas para trabajar este tipo de juegos en casa. Para ello os voy a dar ideas de algunos de los role play games que más triunfan con mis peques.

Familias

Jugar a "papás y mamás" es un clásico entre los niños. Este juego nos permite aprender vocabulario relacionado con la casa y la familia, entre otras cosas. Es fácil de escenificar en casa y  no requiere de atrezzo. 

De compras


Un juego que también triunfa mucho en casa es jugar a las tiendas y a las cocinitas. Hacemos la compra, preparamos la comida, montamos una tienda para vender nuestros productos... las posibilidades son infinitas. Así practicamos vocabulario relacionado con la alimentación, los colores, las formas, los tamaños, la cocina... 

Piratas


Uno de los disfraces que más han triunfado en casa es el de piratas. Y disfrazados de piratas los peques dibujan su mapa y lo siguen hasta encontrar hasta encontrar el tesoro. Nos permite trabajar direcciones, orientación, interpretación de mapas, ...
Otro similar que les gusta mucho es jugar a romanos o a caballeros. También podéis aprovechar estos juegos y llevarlos al exterior. Por ejemplo nosotros este verano hemos ido a ver un castillo y allí jugaron a ser caballeros mientras aprendían las partes del castillo y como era la vida en aquella época. 

Profesiones


A mis hijos les gusta disfrazarse y jugar a profesiones, especialmente a bomberos, pero esto mismo se podría extender a médicos, profesores, astronautas, etc. En cada caso el vocabulario que practicamos con los peques es diferente.  
Cuando somos bomberos tenemos que apagar fuegos, rescatar personas que han caído al mar, o un pobre gato que se ha quedado atrapado en las alturas.
Si toca ser astronautas aprendemos un montón de vocabulario sobre cohetes, planetas o estrellas. Jugar a médicos nos permite practicar las partes del cuerpo y las enfermedades. 

Algo que ayuda mucho a los role play games son los disfraces. Nosotros los hacemos caseros, con cartón, fieltro y goma eva, siempre algo muy sencillo. También puedes utilizar cualquier cosa que tengas por casa. Y el maquillaje siempre te garantiza el éxito con los niños. En un momento podemos convertirnos en Spiderman, en caballeros o en lo que se tercie. Con un gorro, y un parche pintado en el ojo somos piratas, y con un delantal nos transformamos en cocineros.

También es útil crear el escenario adecuado. Las cajas de cartón suelen ser muy útiles para esto. Te ayudan a tener enseguida un tenderete para vender tus lechugas, o pueden convertirse en un cohete o en un coche de bomberos.

Si además conocéis alguna canción relacionada con la temática que estéis trabajando, seguramente introducirla en el juego os ayude también. Por ejemplo nosotros cantamos mucho la de Zoom, zoom, we are going to the moon cuando somos astronautas.


En nuestra Ludoteca podéis encontrar vocabulario útil para trabajar diferentes escenarios en casa y aprender jugando juntos. Os dejo por ejemplo enlazados algunos post relacionados con los role play games que os he mencionado antes:
¿Vosotros jugáis a role play games en casa? ¿Lo hacéis en inglés?

martes, 15 de octubre de 2019

¿Cuándo empezar a leerles en inglés?

¿Cuándo empezar a leerles a los niños en inglés?

En mi opinión la respuesta a esta pregunta es la misma que a la de ¿cuándo empezar a leerles a los niños?

Y si me lo preguntáis a mí, mi respuesta es, desde ya. Desde que nacen, desde que escuchan, desde el minuto cero. De bebés podemos leerles cualquier cosa: cuentos para niños, poesía, libros para adultos. Que nos escuchen leer, que escuchen el ritmo de las palabras y de las historias.

Muchas veces me piden recomendaciones de libros para bebés, y aunque yo considero que cuando son pequeños se les puede leer cualquier cosa (luego es más complicado porque hay que adaptarse a su nivel de compresión y a sus gustos), hay cuatro cuentos que  mi me gustan especialmente para bebés.

Goodnight moon


    En el número uno, sin duda alguna, uno de los cuentos que más se han leído en mi casa a la hora de dormir. Desde recién nacidos pero también cuando fueron más mayores.
    Un libro que me encanta, con textos cortos, sencillos y rítmicos. Recorriendo una habitación, el pequeño conejo va dando las buenas noches antes de quedarse dormido: 
    Goodnight room Goodnight moon Goodnight cow jumping over the moon Goodnight light And the red balloon

    Ten little fingers


    Un cuento precioso que recorre el mundo a través del nacimiento de bebés en diferentes partes del mismo. Y todos ellos, sin excepción, tienen algo en común:
    And both of these babies,
    as everyone knows,
    had ten little fingerse
    and ten little toes

    Peach pear plum


    Each Peach Pear Plum
    I spy...
    Y así, vamos saltando de un personaje a otro, desde Tom Thumb, pasando por Mother Hubbard, Cinderella, the Three Bears, Jack and Jill e incluso Robin Hood.

    Textos muy cortos, muy rítmicos, con ilustraciones muy coloridas que llaman la atención de los pequeños.

    Peepo

    Here's a little baby
    One, two,three
    Stands in his cot
    What does he see?
    Así despierta Peepo y a lo largo de las páginas de este cuento iremos acompañándolo y viendo como observa lo que pasa a su alrededor a lo largo del día.

    Publicado en 1981, nos presenta un escenario que puede que se quede algo desfasado hoy en día, con vocabulario y acciones quizás un poco pasadas de moda, pero a mi es un cuento que me parece entrañable, rítmico y que tiene una cadencia al leerlo que es perfecta para los pequeños de la casa. 
    Here's a little baby
    One, two, three
    Fast asleep and dreaming
    What did he sea?
    Todos estos cuentos me encantan para leerselos a bebés, pero yo se los he seguido leyendo a mis hijos a lo largo de los años. Algunos se los saben incluso de memoria y son capaces de recitarlos ellos sólos.

    martes, 8 de octubre de 2019

    ¿Tu hijo no quiere decir ni mu en inglés? El período de silencio de Stephen Krashen tiene la culpa

    Hoy os traigo un post de la mano de Lorena, la persona detrás de Petit Londoner, una librería británica infantil y juvenil. Lorena es además Doctora en Lingüística y Literatura Inglesa. Su pasión por los libros la llevó a crear Petit Londoner en el 2017. Además de tener un gran repertorio de los libros en inglés más leídos de todos los tiempos, en su web podrás descubrir ideas muy chulas que promueven el bilingüismo y la enseñanza del inglés en casa.

    ¡Os dejo con ella!



    ¿Te preguntas por qué tus hij@s no quieren hablar en inglés si llevan tiempo aprendiéndolo? 

    La respuesta la encontramos en el famoso ‘Silent period‘, propuesto por el psicolingüista Stephen Krashen. Según su teoría de aprendizaje de lenguas, el niño no empieza a hablar cuando empieza su aprendizaje, sino cuando pasa un tiempo de silencio en el que va adquiriendo toda la información necesaria (llamada comprehensible input). Solo cuando ha recibido suficientes mensajes en la lengua que está aprendiendo y ha ido poniéndoles significado a esos mensajes, solo en ese momento se verá capaz de producir el idioma, y no antes, por mucho que le forcemos o le ‘motivemos’ a hablar.

    Esto quiere decir que vuestros peques están asimilando el idioma, uniendo sonidos con significados, asimilando estructuras gramaticales, frases enteras, y grabando esa información en la parte del cerebro que procesa el lenguaje y en la memoria a largo plazo. Solo cuando hayan adquirido suficiente información en inglés serán capaces de hablar en inglés.
    Muchas veces, después de algún taller o clase, las familias les preguntan a los niños ‘¿y qué palabra has aprendido hoy?’. Si no obtienen respuesta, sienten que el taller o la clase no ha valido la pena, o incluso que el profe no es lo suficientemente bueno. Esto provoca ansiedad a tres bandas:
    1. en el niño, porque se siente obligado a hablar cuando aún no tiene la suficiente información para hacerlo
    2. en el maestro o profesor, que sabe lo mucho que los padres quieren oír a sus niños hablar en inglés y se esfuerzan mucho en hacer actividades de repetición en las clases.
    3. en las familias, porque creen que están malgastando el dinero o que sus peques son cabezones.

    Esto quiere decir que vuestros peques están asimilando el idioma, uniendo sonidos con significados, asimilando estructuras gramaticales, frases enteras, y grabando esa información en la parte del cerebro que procesa el lenguaje y en la memoria a largo plazo. Solo cuando hayan adquirido suficiente información en inglés serán capaces de hablar en inglés.
    Tenemos que comprender que la ansiedad, según Stephen Krashen, propulsor de esta teoría, es un factor que bloquea la asimilación de la información. Esto quiere decir que los niños pueden escuchar mil veces una palabra, tanto en clase como en casa, pero si se sienten ansiosos por el idioma o por la presión, el significado de esa palabra no se quedará grabado en el cerebro y lo olvidarán. Por eso es tan importante crear entornos libres de ansiedad, entornos donde el idioma surja de forma natural (jugando y hablando como lo haríais en vuestro idioma materno), para que todo el ‘comprehensible input‘ que le ofrecéis se vaya asimilando hasta que llegue el momento en el que sean capaces de producir lenguaje, es decir, de hablar en inglés.
    Esta fase de silencio la experimentamos todos también con la lengua materna. Los bebés no nacen hablando. Los niños no empiezan a hablar ni siquiera cuando su cerebro está fisiológicamente preparado para ello. Empezamos a hablar cuando llevamos ya dos o tres años escuchando a todo el mundo a nuestro alrededor diciéndonos cosas en ese idioma. Por eso es tan vital hablarle a los niños de forma constante, porque solo así reciben los suficientes mensajes en ese periodo de silencio como para, en un momento dado, comenzar a hablar. Por lo tanto, el niño no empieza a hablar en el momento en el que empieza a aprender el idioma. El niño empieza a hablar tras un periodo de aprendizaje, de asimilación, de recepción de mensajes con significado. Es decir, que primero se aprende, y luego se habla, y no a la vez como todos estamos acostumbrados a creer.
    Mi consejo: dadle tiempo al tiempo. Llegará un día en el que veréis resultados, veréis la luz al final del túnel :)

    martes, 1 de octubre de 2019

    Inglés en casa: luna lunera


    50 years ago, Apollo 11's crew landed on the Moon... y hoy, en Spanglishpeque, queremos rendir un pequeño homenaje a estos 50 años de la llegada del hombre a la luna con un post sobre este astro.

    La luna (the moon) es un satélite (satellite) que orbita alrededor de la Tierra (orbits around the Earth) y tarda aproximadamente 28 días en dar la vuelta completa. Está lleno de agujeros (the holes of the moon) conocidos como craters (craters).

    ¿Sabíais que desde la Tierra siempre vemos el mismo lado de la luna  (the same side of the Moon is always facing the Earth)? ¿O que las mareas son debidas a luna (the rise and fall of the tides is caused by the Moon)? ¿Y que una persona pesaría mucho menos en la luna (a person would weigh much less on the Moon)? Y estas son sólo algunas de las curiosidades de este satélite.

    Hubo un tiempo incluso en el que se creía que la luna era la causa de algunas enfermedades mentales. De ahí los términos lunatic (lunático) o lunacy (locura, demencia)

    Las fases de la luna (Phases of the moon)

    La luna pasa por varias fases a lo largo de los 28 días del ciclo lunar. En cada una de ellas la parte visible de la luna. Desde la luna nueva (new moon), pasando por el cuarto creciente (first quarter), llegando a la luna llena (full moon), pasando luego por el cuarto menguante (last quarter) y vuelta a empezar.

    Cojo esta imagen prestada de Simple Wikipedia, porque creo que las presenta de forma muy visual:


    Image by Andonee - Own work, CC BY-SA 4.0, Link

    Libros 

    Podéis encontrar muchos libros relacionados con la luna. Algunos de nuestros favoritos son estos:

    • Goodnight Moon: este cuento no me canso de recomendarlo para los más peques de la casa. Con textos muy sencillos y rimados es uno de mis favoritos para leeerles por las noches cuando los niños aún son bebés (y después también, claro!)
    • Papa, please get the moon for me: Mónica quiere jugar con la luna. Papá, por favor, bájame la luna! ¿Podrá el papá de Mónica cumplirle el deseo? ¿Cómo conseguir bajar la luna para que la pequeña juegue con ella?
    • Who's stolen the moon?: la historia de como el pequeño lobo Kipa, que quiere aprender a aullar como sus mayores, sube una noche a la montaña mientras todos duermen para aullarle a la luna... y esta se cae y acaba... en la barriga del pequeño!!!
    • A taste of the moon: los animales de la jungla quieren saber a qué sabe la luna... la miran noche tras noche, y no saben como conseguir alcanzarla para probar un pedacito... ¿Cómo podrán hacer? ¿A qué sabrá la luna?

    Y si queréis aprender más cosillas sobre la luna podéis recurrir a Usborne y sus fabulosos libros didácticos, como el de On the Moon.

    Canciones

    Y, al igual que pasa con los cuentos, también podéis encontrar canciones sobre la luna: Aquí os dejo un par

    • Zoom, zoom, zoom, we are going to the moon

    Esta canción la cantamos mucho en casa. Ya os la había recomendado en un post que hice sobre Counting Songs



    "Zoom, zoom, zoom

    We are going to the moon

    Zoom, zoom, zoom

    We are leaving very soon
    If you want to take a trip
    Come aboard my rocket ship
    Zoom, zoom, zoom
    We are going to the moon
    Five, four, three, two, one
    Blast off!!

    • The man on the moon
    Y os dejo también otra canción para la hora de dormir



    The man in the moon looked out of the moon,
    and this is what he said
    it's time I should be getting up
    all babies are in bed

    Idioms y expresiones

    Y cómo no, los ingleses tienen idioms para todo y con todo. Y no podían faltar algunos relacionados con la luna, como to ask for the moon (pedir la luna), to be over the moon (estar loco de contento),  once in a blue moon (una vez cada mil años), to promise somebody the moon (prometer el oro y el moro), o to cry for the moon, que lo usamos cuando pedimos algo prácticamente imposible.

    En español tenemos una expresión para cuando alguien está distraido: ¡estás en la luna!, pero no he conseguido encontrar la misma expresión en inglés, no por lo menos con la palabra luna. Si tenemos otras similares, como to be on another planet o to have your head in the clouds

    Otras dos expresiones que usamos mucho en casa con los peques son I love you to the moon and back, o I love you to the moon and beyond

    Y una muy útil para contar cuentos sería la de many moons ago...