martes, 29 de septiembre de 2020

Storytime con niños de diferentes edades


Tener tres hijos de distintas edades, intereses y gusto por la lectura, hace que haya tenido que ir adaptando la hora del cuento poco a poco, en la búsqueda del equilibro perfecto (al que todavía no he conseguido llegar).

El mayor (que va a hacer 6 en breve) es un apasionado de los cuentos. Con pocos meses ya le llamaban la atención. Cuando tenía un añito, añito y medio, se quedaba totalmente quieto mirándolos mientras se los leía. Le gustan todos, de todo tipo de temáticas y de diferentes niveles de compresión lectora. Esto es de gran ayuda porque aunque a veces elija cuentos que a él le pueden parecer ya algo simples, le siguen gustando y los escucha con gusto.

El mediano (con tres años y medio) es otro cantar. Le cuesta más concentrarse con los cuentos. Tienes que elegir con cuidado temática y nivel de compresión lectora. Si es muy alto, desconectará en seguida. Si es muy bajo, le aburrirá. Además no le vale una lectura del cuento sin más. Hay que incluir diferentes tonos de voz, onomatopeyas, ir haciéndole partícipe de la historia, haciéndole preguntas o pidiéndole que te gesticule lo que estás leyendo...

Y el pequeño (16 meses)... ay el pequeño... así como a los dos mayores empecé a leerles de bebés, la realidad es que ahora no tengo el tiempo, a la hora de acostarlos, de leerle un cuento únicamente al pequeño, y además no les presta demasiada atención todavía. Así que muchas veces está por la habitación jugando a algo mientras escucha de fondo el cuento que les leo a sus hermanos. Otras, el padre se lo lleva a acostar antes de que hayamos empezado con la historia. 

¿Cómo es nuestra hora del cuento?

Normalmente intento que elijan dos cuentos: uno el mayor y otro el mediano. 

  1. Esto me permite leerle algo con más contenido al mayor, aunque el mediano durante ese tiempo no preste tanta atención. 
  2. Luego leemos el cuento del mediano. 
    • Antes le dejaba elegir a él, pero, imitando al mayor, elegía cuentos que tenían un nivel demasiado alto para él, y al final no les hacía mucho caso. 
    • Así que ahora intento elegirle yo algo que sepa que le va a gustar, aunque al principio me proteste porque diga que no quiere ese cuento. 
    • Y la lectura de este cuento tiene que ser mucho más dinámica que la del mayor. Imitar voces, cambiar ritmos y tonos, hacerlo interactivo....
  3. Y con el pequeño, la verdad es que tengo una deuda pendiente. Así que aprovecho este post para ponerme como objetivo el conseguir dedicarle unos minutos a él en exclusividad cada noche para leerle un cuento, aunque se pase toda la historia pasándome las hojas sin dejarme terminar ninguna!

En resumen, mi consejo es que te adaptes a tus hijos. A sus gustos, a sus ritmos, a su forma de acercarse a los cuentos. Adáptate a cada uno de ellos de forma individual, porque no todos los niños son iguales, pero todos pueden disfrutar de los cuentos de formas diferentes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario