martes, 28 de noviembre de 2017

Introducir el inglés en casa con niños de 3 años


Con el post de hoy quiero inaugurar una nueva sección del blog a la que voy a llamar “Habitación de invitados”. En ella, contaremos con colaboradores que nos aportarán sus conocimientos sobre diferentes aspectos relacionados con el bilingüismo y la enseñanza de idiomas.

Y lo hacemos con Tania quien, para los que no la conozcáis, es la persona que hay detrás de English4families, un proyecto cuyo objetivo principal es ayudar a las familias con peques de 0 a 3 años aproximadamente a introducir el inglés en casa de manera natural y respetuosa. 

Tania, al frente de este proyecto, es profesora de inglés con más de 10 años de experiencia en la enseñanza de esta lengua y Experta Universitaria para la enseñanza de asignaturas en inglés (CLIL). 

E4F está situado en Valencia y actualmente están asesorando a familias y educadores de centros infantiles y colegios de toda España aportando así su granito de arena como profesionales para mejorar la calidad de la enseñanza del inglés desde la primera infancia.

Hoy, Tania nos va a dar una serie de consejos sobre cómo integrar el inglés en casa cuando tienes peques de 3 años o más.

Si queréis seguirla podéis hacerlo en su página web, por correo electrónico o en las RRSS (en Instagram como @english4families, en Facebook como @E4FValencia o en Twitter como @Eng4Families).

¡Aquí tenéis su post¡ ¡Espero que os guste!

Cada día se ponen en contacto más familias con la consulta sobre qué pueden hacer para integrar el inglés en casa una vez que sus peques ya no son tan peques. Ocurre que por desconocimiento o simplemente porque no han encontrado el momento adecuado, estas familias comienzan a interesarse por  la enseñanza de una segunda lengua una vez sus hijos ya han cumplido los 3 años.

Lo primero que  hay que tener en cuenta es que a esta edad, el desarrollo del cerebro  es diferente al de los bebés y por ende el proceso y mecanismos  que utiliza para aprender una segunda (o tercera, o cuarta) lengua es distinto.

Una vez se ha establecido la lengua materna, el aprendizaje de una segunda lengua se realiza a través de la traducción mediante esta lengua materna, de ahí que el proceso de aprendizaje se complique ligeramente y ralentice.

Otro factor a tener en cuenta es el posible rechazo por parte del niño a una lengua que desconoce y le resulta extraña, por lo tanto incómoda. De ahí la gran importancia de realizar esta introducción de forma respetuosa y mediante actividades que sean del interés del niño.

En esta etapa de poco sirve empezar a hablar " de repente" en inglés en casa a la hora de comer, del baño, etc.... cosa que sí se puede hacer en cierta etapa con los bebés. El niño de 3 años tiene establecidas sus rutinas en casa, su idioma y sus preferencias, por lo que la clave está en aprovechar su interés natural en ciertas actividades y juegos para introducir el idioma de forma que le divierta y se encuentre cómodo.

Una forma ideal es empezar con los cuentos, reservar un momento cada día para leerle una historia en inglés, de esta forma se empieza a formar un nuevo vínculo niño-mamá/papá-libro asociándolo así con un momento placentero y positivo.

Para niños de 3 a 6 años que  normalmente muestran interés por saberlo prácticamente todo, existen libros muy interesantes como "First Encyclopedia of Our World" de Usborne, en el que se responden preguntas que suelen realizar los niños. También podemos elegir libros más específicos (de animales, de transportes, etc...)


El tiempo de juego también es imprescindible para introducir la lengua, una actividad fantástica para jugar en familia y además animar al uso oral del idioma son los "Story Cubes", con los que se pueden crear cada vez una historia diferente tirando los dados y uniendo las imágenes resultantes.


Finalmente, el uso de CLIL (Content and Language Integrated Learning) sería la forma ideal de aprender una segunda lengua cuando los niños  ya se encuentran en la etapa de infantil y primaria. Se puede usar CLIL en el hogar por ejemplo cocinando juntos, realizando tareas de jardinería,  realizar el estudio de mapas (ríos, montañas, ciudades, países) antes de salir de viaje o excursión.... Si quieres saber más sobre CLIL podéis echarle un vistazo a este enlace.

Todo niño está deseoso de aprender, solo hay que encontrar la forma adecuada de presentarle la nueva información y despertar esa curiosidad innata por el mundo que nos rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario