viernes, 15 de julio de 2016

Enseñar vocabulario en inglés a los niños

¿Cómo enseñar vocabulario en inglés a nuestros hijos?


Hay muchos momentos a lo largo del día en los que podemos aprovechar para enseñarles vocabulario en inglés a los peques.

Tanto si queremos criarlos como bilingües como si tan sólo queremos que aprendan inglés desde pequeños, es importante encontrar los momentos adecuados. Es evidente que sí les hablas todo el día en inglés, en cierta forma les estás enseñando vocabulario constantemente. Sin embargo, es importante elegir ciertos momentos al día en los que le enseñes vocabulario específico.

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos, el inglés que recibirá el peque en los primeros años de vida vendrá del padre/madre que le hable en ese idioma, por lo que es interesante ser un poco metódico. Cuando les enseñamos nuestro idioma nativo, en nuestro país, reciben inputs por una multitud de fuentes, por lo que puede que esto sea menos relevante. Pero en el caso de educación bilingüe por padres que no lo son, en un entorno donde ese idioma es minoritario, es algo que debemos tener en consideración.

¿Cuales son los puntos más importantes?
  • Busca el momento
  • Elige los recursos
  • Repetición, repetición, repetición


Busca el momento

¿Busca el momento? ¿No son buenos todos los momentos? Evidentemente, siempre que le hables en inglés, estará interiorizando el idioma. Sin embargo, para enseñarle vocabulario específico de forma más activa, es verdad que hay momentos mejores. Simplemente porque los niños tienen momentos en los que están más receptivos y más concentrados que en otros. Esto varía de un niño a otro, pero nadie conoce mejor a sus hijos que sus padres!

En este post voy a hablar en concreto de como buscar los momentos para enseñarle vocabulario a niños entre 1 y 2 años, porque es la edad de nuestro peque, y por lo tanto la experiencia que tengo por ahora, pero creo que podréis extrapolarlo a la edad de vuestros hijos sin demasiado problema.

En mi opinión hay varios momentos clave.

A lo largo del día...

Por una parte, a lo largo del día, le irás enseñando cosas.

Yo uso mucho la narrativa, y hablar con él. Es decir, contarle en voz alta lo que estamos haciendo. Por ejemplo, si le estoy haciendo la comida, le voy contando: vamos a cortar la zanahoria. Ahora la cocemos, etc. Además es importante hacerle partícipe, mediante preguntas que iremos introduciendo en nuestro monólogo. Si estamos dando un paseo, le voy preguntando: a ver si encontramos flores rosas. ¿De qué color son estas flores? ¿Son rosas? ¿Ves algún coche rojo? Avísame cuando veas un coche rojo!

Los momentos de juegos...

Por otra parte, están los momentos de juegos.

Hay que buscar juegos con los que el niño se divierta, y que además nos ayuden a enseñarle cosas. Por ejemplo, yo ahora estoy intentando que aprenda los colores y los números. Para los colores jugamos mucho con una piscina de bolas que tiene. Le voy pidiendo que me pase bolas de diferentes colores, o que meta por ejemplo todas las bolas rosas en un cubo de la playa, etc. Para los números tenemos números magnéticos y le voy pidiendo que me pase un número en concreto y lo meta en un bote, por ejemplo. Le gusta mucho meter y sacar cosas de botes y cajas, así que aprovechamos esto para los juegos.

También intento que fije vocabulario. Me explico. Ahora mismo está empezando a decir palabras, así que yo las anoto en una lista, e intento que los diálogos o los juegos que tenga con él impliquen el que diga estas palabras. Así, además de aprender palabras nuevas, vamor fijando, mediante repetición, las que ya conocemos. El otro día, por ejemplo, empezó a decir OK. Así que yo le voy preguntando cosas, y al final le digo: ok?? Para que el responda con su gracioso OK! O le pregunto:
¿Cómo dices ok?

Momentos de concentración...

Y también tenemos los momentos en los que está más concentrado.

Es importante buscar el momento en el que el peque esté concentrado. Esto depende de cada niño. En el caso del nuestro, las horas de las comidas son perfectas para enseñarle vocabulario y reforzar el que ya conoce.

Durante la comida, la merienda y la cena, lo que hacemos es lo siguiente. Mientras está sentado en su silla, comiendo, le pongo un libro con dibujos de diferentes objetos y jugamos con él.
Al principio me limitaba a identificarle los diferentes objetos que aparecían en los libros. El escogía una página y me iba señalando los objetos uno a uno para que yo le fuera diciendo como se llamaban. Era capaz de pedirme que le repitiera los mismos objetos decenas de veces.

Ahora que ya se conoce muchos de ellos e incluso es capaz de nombrar algunos, hemos evolucionado un poco el juego. Le pido por ejemplo que me encuentre un objeto concreto: ¿Donde está la vaca? ¿Ves una vaca? ¿Qué sonido hacen las vacas? ¿Cómo dices vaca? ¿Ves alguna mariquita en el libro? Es roja y con lunares negros. Así va aprendiendo palabras nuevas, a base de repetición. Como ya empieza a saber los colores, cuando le digo una nueva palabra que no conoce (por ejemplo, cometa), en lugar de señalársela, le digo por ejemplo: "es verde con estrellas amarillas. ¿La ves?" . O podemos jugar también al veo veo: "I spy with my little eye...".

Últimamente en vez de cuentos estamos usando mucho unos manteles individuales con dibujos que son estupendos, de Little Wigwam.

Así vamos repitiendo cada día las mismas palabras, con los mismos libros o manteles, y poco a poco voy introduciendo palabras nuevas. La idea es siempre la misma: aprender nuevo vocabulario y fijar mediante la repetición.

Momentos de relax...

Otro momento en el que también está muy receptivo es la hora del cuento. Este momento es un poco diferente, porque no le enseñas palabras concretas, insistiendo en las diferentes palabras, sino que le lees cuentos. Lo ideal es escoger cuentos ilustrados, para que vaya viendo los dibujos a medida que le lees, y empiece a asociar la historia con las imágenes. A mi hijo este momento le gusta mucho.

Podemos llegar a leer varios cuentos antes de dormir, y es él el que te reclama que le leas otro cuando acabas el anterior. Incluso a veces quiere elegir él el cuento que le vas a leer. Al principio yo creía que este momento le gustaba, pero no estaba segura de que aprendiera mucho. Sin embargo, la verdad es que sí lo hace. Me he dado cuenta de que hay vocabulario que viene en los cuentos que luego identifica en otras situaciones. Incluso el hecho de que quiera elegir él un cuento u otro significa que alguno le llama más la atención que otros, y eso implica que en cierta medida es capaz de seguir las historias.

Mi consejo, si no estás educando a tu hijo en bilingüe pero sí quieres que aprenda inglés en casa, es que elijas alguno de estos momentos, el que mejor se adapte a tus circunstancias y a las de vuestros peques, y lo utilices para enseñarle. Eso sí, intentad ser constantes con esos momentos, para convertirlos en rutinas, que es lo que mejor le funciona a los niños.

Y si lo estás educando de forma bilingüe, aprovecha todos los ratos que pases con el peque, aunque te centre también en determinados momentos para profundizar más en el aprendizaje de vocabulario. Piensa que en la mayoría de los casos están adquiriendo el idioma fundamentalmente a través de nosotros, así que cuanto más, mejor!

Pensad que con el vocabulario aprende muchas cosas: palabras nuevas, conceptos, gramática básica (por ejemplo, si le decimos "mommy has a red car", le estamos enseñando a poner el adjetivo delante del nombre), pronunciación y entonación.

Algunos de los cuentos que nos gustan a nosotros los tenéis en la sección de Cuentos.

Recursos

Aunque ya lo he ido contando a lo largo del post, os resumo un poco algunos de los recursos que utilizamos para aprender vocabulario:
  •  todo lo que te rodea: todo lo que nos rodea puede usarse para aprender. Las flores en el campo, los coches de la calle, todo lo que podemos encontrarnos en la nevera, etc.
  • juguetes: usemos los juguetes del peque para enseñarles cosas. Algunos que a mi me gustan mucho son las letras y los colores magnéticos,
  • cuentos interactivos: estos cuentos son perfectos para enseñarles vocabulario. Cuentos donde ilustren diferentes objetos que le puedas mostrar al peque, o que le pidas que te busque. Te puede ayudar a enseñarles los nombres de los objetos pero también las formas, los colores, los números, etc.
  • cuentos para leer: leerles cada noche. Cuanto más, mejor!
Podéis encontrar más artículos relacionados con recursos que podéis usar en la sección de Recursos para los peques

Repetición, repetición, repetición

Tened en cuenta que con los peques la repetición es fundamental. Les ayuda a fijar el vocabulario. Así que, si hace falta repetirle cien veces el nombre de un objeto, pues nada, allá vamos!

Y por último, otra cosa muy importante. Diversión. Divertirnos con los peques enseñándoles, disfrutar del camino juntos. Es lo más importante.

2 comentarios:

  1. HOla, con los críos hay tantas ocasiones de aprender que te quedas maravillado. Excelente post , diversión, cariño, comunicación... si el niño dice algo, es bueno añadirle cosas. por ejemplo si dice car, tú dices ah, your car, o yellow car, o big car, y así además ve que el adjetivo se pone delante en inglés :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy buen post!

    Hay que aprovechar todos los momentos, sobre todo cuando están receptivos y, como dices, lo más importante es que nos divirtamos juntos.

    Un abrazo,
    Eva
    www.inglesconmihijo.com

    ResponderEliminar