martes, 28 de abril de 2020

¿Cuándo les hablo en español a mis hijos?


La mayoría ya sabéis que el método de educación bilingüe que utilizamos en nuestra familia es el OPOL. Y yo soy la que les habla en inglés a mis hijos. El padre lo hace en galego, y el entorno en castellano.

Sin embargo, hay ciertas situaciones en las que les hablo en español y hoy os quiero hablar de esos momentos, y contaros mi opinión al respecto.

¿En qué situaciones no hablo en inglés con mis hijos?



Cansancio y conflictos

Con tres peques en casa, a veces llegas al final del día literalmente agotado... y si en ese momento de cansancio físico y mental, los niños no están todo lo colaboradores que nos gustaría, y tenemos algún momento de tensión, bien sea por cenas, baños o la hora de dormir, a veces lo que me sale es el español...

Entorno no bilingüe

Cuando estoy con gente que no habla inglés, dependiendo de la situación no les habló en inglés. Si es alguien a quien no vemos frecuentemente, o con quien vamos a estar sólo un ratito, hablo en español para que la conversación fluya mejor entre todos. Si tengo una conversación en esa situación sólo con uno de los niños, lo hago en inglés, pero si estamos hablando entre varios, incluido el niño y alguien que no hable inglés, uso el español.

En algunas conversaciones

Con el mayor especialmente, hay conversaciones que tocan temas con más trasfondo. Puede tratarse de termas de  comportamiento, de gestión de emociones, etc. Y en alguna de esas ocasiones me he sentido más cómoda teniendo esa conversación en español, porque me daba la sensación de que era capaz de transmitía mejor todos los detalles. Por ahora me ha pasado en concreto en una única ocasión, pero supongo que vendrá alguna más. 

¿Me preocupa no hablarles siempre en inglés?

La respuesta es simple: NO. ¿Y por qué no? Pues por varios motivos.

En algunas ocasiones soy yo la que elijo cambiar de idioma de forma consciente. Por ejemplo cuando quiero tratar un determinado tema con el mayor, o cuando estoy en un entorno no bilingüe y quiero que todo el mundo participe de la conversación sin andar traduciendo.

En estas ocasiones, al elegirlo libremente no tendría sentido que me supusiera un problema, porque yo también podría elegir libremente afrontar esas conversaciones en inglés. Pero considero que los idiomas están para usarlos cuando y cómo los necesites, y si en determinada ocasión, por determinados motivos, decido que es mejor cambiar de idioma, lo hago y listo.

En otras ocasiones, no lo elijo, sino que "me sale" así. Suele tratarse de momentos en los que estoy cansada, algo desbordada, y por algún motivo tengo que gestionar un conflicto con los peques. En estas situaciones tampoco tendría sentido preocuparme, porque la vida es la que es, y hay días de todo tipo, y a veces necesitamos tirar para adelante, y gestionar situaciones como podemos, no siempre como nos gustaría, o como lo visualizaríamos en un mundo ideal.

En ambos casos, no me preocupa excesivamente, porque estos momentos no creo que lleguen a suponer un 10% del tiempo de conversación que tengo con mis hijos... Sí que intento que estas situaciones sean las mínimas, y que el inglés sea el idioma mayoritario en mi relación con mis hijos, pero ellos la realidad es que saben que hablo los dos idiomas, y yo quiero que sean capaces de elegir el idioma que necesiten o quieran en cada momento.

5 comentarios:

  1. Estoy en una etapa en la que este post me resulta sanador, asi de directa te lo digo. Muchisimas gracias una vez más! Cuánto bien me haces con tu blog sin ser consciente de ello. 1 besico enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Yesika!! Esta es una de las razones que me motivan a seguir publicando!!

      Eliminar
  2. Aaains...la eterna dualidad Inglés-Español. Se agradece saber cómo otras familias lo abordan y que no pasa nada si se habla español en ciertos momentos. Muchas gracias por el post y por todo el blog! Es una joya de información y experiencia bilingüe!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti por leerme!! Y lo más importante de esta aventura es, en mi opinión, disfrutarla!!!

      Eliminar
  3. Gracias por estos consejos, yo también practico Opol con mis tres hijos y si que es difícil algunas veces expresarte en un idioma que no es el tuyo, me siento en algunos momentos limitados, pero eso también me ayuda a motivarme. Sobre todo es importante disfrutarlo y naturalidad. Y si uno se atasca mucho o no se ve nada cómodo, pues cambiar e intentar trabajarlo para así poder expresarte y avanzar por ese lado. No es fácil, pero con la práctica uno lo va consiguiendo, y sí de momento son pequeños, luego según crecen sus necesidades y sus mundo y vocabulario van creciendo, pero bueno es un camino que todos vamos recorriendo.

    ResponderEliminar