martes, 4 de diciembre de 2018

Retos de la enseñanza bilingüe

Educar bilingüe no es fácil. No lo es por muchos motivos. En el post de hoy os queremos resumir algunos de los aspectos que ha nosotros nos han resultado más complicados a la hora de afrontar esta educación bilingüe.



No es tu lengua nativa

La lengua en la que has decidido hablarles a tus hijos no es tu lengua nativa, por lo que en primer lugar debes crear una relación con ellos en ese nuevo idioma. Cierto es que, una vez creada esa relación, lo que te sale natural es hablarles en la lengua minoritaria, y no en la tuya, y de hecho a mi por lo menos me resulta extraño hablarles en español.

Formación, formación, formación

Es un proceso de formación constante. Creo que por muy alto que sea tu nivel de inglés, si tú mismo no eres bilingüe, esta aventura implica formarse cada día. A mi primero me tocó familiarizarme con vocabulario relacionado con bebés, que nunca antes había utilizado en inglés. De ahí pasamos a vocabulario de los temas más extraños que le pueden gustar a tus hijos: desde los bomberos, a los insectos, el espacio o los piratas. Así que siempre estás aprendiendo. Esto al principio puede ser un poco frustrante, y puede llegar incluso a desbordarte. Haces listas de palabras que intentas memorizar, hasta que un día te das cuenta de que eso no funciona. Y entonces te relajas un poco. Leerles cuentos en inglés, ver con ellos vídeos, eso te ayudará a mejorar tu vocabulario. Y si en un momento dado de falta una palabra, aprendes que no pasa nada. O usas otra, o la defines, y sigues adelante. ¡Ya la buscarás más tarde!

Exposición

La exposición a la lengua minoritaria es algo que hay que incentivar cada día. Siempre estás buscando opciones para maximizar la exposición al idioma. Ya sea a través de cuentos, canciones, contacto con personas extranjeras, vídeos en inglés, .... Estos inputs variarán dependiendo de cada familia y de sus circunstancias. En nuestro caso, lo que mejor funciona son los cuentos, una persona que viene a jugar con ellos un día a la semana en inglés y la au pair que intentamos que venga cada verano. También utilizamos mucho los podcast y audiolibros en el coche, además de los CDs de canciones. Y algo de vídeos/televisión en inglés.

Las críticas

Cuando tomas una decisión como educar bilingüe en casa sin ser nativo, al ser algo poco extendido, es normal que a tu alrededor surjan dudas, opiniones y críticas. Y las críticas no siempre son constructivas. Al principio esto puede molestarte, incomodarte, pero luego aprendes a ignorar aquellos comentarios que no son productivos y que no te aportan nada.

Y estos son algunos de los principales retos que te puedes encontrar en el día a día si decides educar bilingüe en casa. También te adelanto que los resultados merecen la pena. Así que, en mi opinión, es importante tener claro que no va a ser fácil cuando tomas esta decisión pero... ¿qué cosas en la vida que merezcan la pena lo son?

Y tú, ¿educas bilingüe? ¿Cuáles son los mayores retos que te has encontrado en el camino?




3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Me parece genial lo bien que has resumido nuestros problemas más comunes en estos 4 aspectos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este post resume muy bien, sin lugar a duda, los principales problemisas que podemos tener. Resuelto de modo claro, conciso y al grano....en mi caso, lo peor que llevo y más me "traba" es cuando me falta vocabulario, alguna palabra que no me sale o no sé cómo se dice en un momento puntual... Pero bueno, poco a poco se construyen montañas, no de un día a otro... Un abrazo, Yesica

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho el blog. Estoy de acuerdo que este blog resume muy bien los retos.
    Para mí, la exposición es muy difícil porque soy la única persona que habla español. De momento estamos con mis padres y me cuesta más hablar con mi hijo en español porque estoy escuchando al inglés todo el tiempo.
    También la exposición es difícil porque los libros son caros.
    Estoy de acuerdo con lo que dices - las cosas en la vida que merecen la pena son difíciles.

    ResponderEliminar