viernes, 24 de junio de 2016

Un café con... Gadea Fitera

Gadea Fitera
Hoy tomamos un café con Gadea Fitera, escritora, blogger, finalista del Premio Planeta 2011 por La sombra de un desconocido, y madre de Carlitos, un peque de 22 meses. 

Yo empecé a leer su blog, Diario de una madre inexperta, cuando me quedé embarazada, ya que coincidió con el momento en que ella empezó a escribirlo. 

En él, Gadea intenta reflejar el día a día del embarazo y de la maternidad, desde un punto de vista realista y cercano, con sus cosas buenas, pero también con las partes difíciles. 

En uno de sus posts explica que están criando a su hijo en cuatro idiomas. Ella le habla en italiano, su marido en francés, la cuidadora en ruso y el resto de familia y amigos en castellano. Esto fue lo que me hizo ponerme en contacto con ella para que nos contara su experiencia y poder compartirla con vosotros. 

Gadea, en primer lugar, agradecerte tu tiempo y que compartas tu experiencia “multilingüe” con nosotros.  
  •  Cuéntanos un poco. ¿Cómo surgió la idea de criar a Carlos en cuatro idiomas diferentes?
Mi marido y yo sabemos lo importante que es hoy en día el poder relacionarse en varios idiomas, así que ya desde antes de ser padres, teníamos claro que intentaríamos criar a nuestros hijos en el multilingüismo. Ambos hemos vivido en el extranjero, y es fascinante poder interactuar con la gente sin las limitaciones de hablar sólo un idioma.
  • ¿Por qué italiano y francés? ¿Cuál es vuestra relación con estos idiomas?
En el caso de mi marido, porque estudió en Marsella, y luego estuvo trabajando un tiempo en Paris y en Marruecos. Yo estudié en Turín y después me saqué el título superior de italiano, así que aun no siendo ambos nativos, pensamos que había que aprovechar los idiomas que teníamos.
  • ¿Qué método utilizáis para transmitirle los cuatro idiomas? En nuestro caso, por ejemplo, estamos aplicando el método OPOL (One Parent, One Language). Yo le hablo siempre en inglés, su padre en gallego, y el resto de familia y amigos en castellano. En vuestro caso, ¿le habláis cada uno siempre en un idioma?
Así es, una persona, un idioma. Con su padre siempre en francés, conmigo siempre en italiano, con Valentina siempre en ruso y con el resto del mundo en castellano. Lo que aún estamos discutiendo es el idioma común en familia, porque mi marido quiere que hablemos en italiano cuando estamos todos juntos, pero ¡yo quiero que hable en francés!
  • ¿Cómo vives tu relación en italiano con tu hijo? ¿Te costó adaptarte a hablarle en ese idioma, te sale de forma natural en todas las situaciones? ¿Le hablas siempre en italiano o únicamente en determinadas situaciones?
Le hablo siempre en italiano, me acostumbré a hacerlo desde que nació y ahora me sale de forma natural, excepto cuando me enfado mucho que me sale mi lengua materna (aunque eso creo que nos pasa a casi todos los que estamos en la misma situación) A veces se me hace raro decirle “ti voglio bene” y no “te quiero”, pero cuando veo que me entiende o que repite lo que digo, pienso que merece la pena.
  • ¿Cómo lleváis hablarle en idiomas diferentes tú y el padre? ¿Tú hablas francés? ¿Él habla italiano? ¿Qué idioma habláis entre vosotros?
Ninguno de los dos habla el idioma del otro, aunque a fuerza de oírlo todos los días vamos aprendiendo, cada vez comprendemos más vocabulario. Yo incluso me he planteado hacer un curso de francés. Entre nosotros por ahora hablamos en español, pero como te he comentado antes, tenemos que decidir si seguimos así o elegimos uno de los otros dos como lengua común.
  • ¿Cómo está respondiendo Carlos a esta educación multilingüe? Por lo que me has comentado, repite muchas palabras. ¿Elige para cada idioma una palabra, mezcla, …?
Por ahora es muy pequeño y todavía no dice frases, sólo palabras sueltas, aunque lo entiende todo. El pediatra ya nos avisó que le costaría más empezar a hablar, porque tiene que hacer un puzle mental con varios idiomas. Lo que mejor entiende y en lo que más palabras dice es en ruso, al parecer el mejor idioma en el que se le puede hablar a un bebé, porque tiene muchos tonos diferentes y mucha musicalidad.

Uno de los principales problemas que yo encuentro es potenciar el idioma minoritario en el día a día de nuestro peque. En nuestro caso, se trata del inglés, y para poder maximizar su inmersión en este idioma intentamos que todos los medios que le rodean en casa estén en inglés: televisión, música, libros, etc. En vuestro caso, estamos hablando de tres idiomas minoritarios.
  • ¿Cómo hacéis para intentar maximizar la relación que vuestro hijo tiene con estos tres idiomas?
El que peor lleva es el francés, porque mi marido trabaja mucho y lo ve muy poco, pero aun así lo entiende. Tanto Valentina como yo le ponemos dibujos y le leemos libros en nuestros respectivos idiomas, y yo le canto siempre las dos mismas canciones en italiano que el intenta repetir.
  • ¿Has pensado si complementar la inmersión que tiene en los tres idiomas minoritarios de alguna forma externa a vosotros? En mi caso, por ejemplo, tengo una profe de inglés que viene a casa a jugar con el peque; este verano va a venir una au pair a casa durante un mes, y estoy intentando buscarle otros niños con los que pueda jugar en inglés.¿Has encontrado alguna oferta en Valencia para los idiomas que le estáis transmitiendo al peque?
La verdad es que no he buscado nada todavía,  pero si he hablado con Jorge de ponerle algún tipo de refuerzo en ambos idiomas. Nos gustaría que viniese alguien a casa y cómo has hecho tú, mientras juega que aprenda, pero no nos hemos puesto a ello seriamente.

En tu blog, he leído críticas varias a tu iniciativa de criar a Carlos en cuatro idiomas diferentes. Cuestionan la pureza de tu acento al hablarle italiano, e incluso insinúan que la cantidad de idiomas que le estáis transmitiendo puede llegar a causarle un problema.
  •  ¿Qué opinas tú al respecto?
Es cierto que nuestro acento no es perfecto, no somos nativos, pero al final lo que nos importa es que entienda y se haga de entender en otros idiomas. Consultamos a un pediatra y un neurólogo y todos nos dijeron que era estupendo y que ojalá más gente pudiese dar una educación multilingüe a sus hijos. La gente opina muchas veces sin criterio para hacerlo.

Comentas también en un post que llevaste al peque a un curso de estimulación temprana al que os invitaron en un colegio internacional. 
  • ¿Te has planteado en algún momento enviarlo a un colegio bilingüe?
Si, pero no nos obsesiona. Priorizamos antes que nuestro hijo se eduque en el mejor ambiente posible, por ello estamos planteándonos llevarlo a un colegio cuyo sistema sea Montessori. Mi marido es católico practicante y eso también nos importa. Pero ya va a salir de casa con varios idiomas, nos encantaría que fuese a un colegio bilingüe pero siempre que se adapte a lo que buscamos.

Y por último, cuéntanos cómo está resultando esta experiencia. ¿Qué puntos positivos y negativos resaltarías tú? ¿Algún consejo que darle a otras personas que se estén planteando educar a sus hijos en un idioma en el que no sean nativos?

La verdad es que no le encuentro nada negativo, sólo le veo ventajas. ¿Qué más da si tu acento no es perfecto? Lo importante es que tu hijo el día de mañana tendrá una habilidad que otros niños no tendrán, y que podrá hacerse entender en otro país. Cualquier habilidad que se aprenda es siempre bienvenida, nunca se sabe cuándo podrá hacerte falta. Y un mundo cada vez más competitivo, esa puede ser la diferencia entre que te cojan en un trabajo o no.

Aprovecho antes de acabar para felicitarte por tu blog y por tu nuevo libro. Por lo que he leído en tu blog, se trata de una novela histórica. ¿Puedes adelantarnos un poco de qué va?

¡Muchas gracias¡ El libro trata sobre la vida de una aristócrata valenciana, y se desarrolla entre los años 20 y 40. Una mujer excepcional que viajó por medio mundo, vivió dos guerras y disfrutó del amor de hombres muy poderosos. Una vida de leyenda, podría decirse. Espero que os guste.

¡Muchas gracias de nuevo, y mucha suerte en tu aventura multilingüe!

¡Gracias a vosotros!

3 comentarios: