sábado, 30 de abril de 2016

Un café con... Diana Sampedro



En primer lugar, quiero empezar este post agradeciéndole a Diana la oportunidad de haberme dedicado un ratito para hablar de su libro.
Como ya os comenté en alguna ocasión, BABY ENGLISH: Cómo conseguir que tu hijo sea bilingüe, publicado por Vaughan, es un libro lleno de consejos e ideas para conseguir criar a nuestros hijos como bilingües. En mi caso, este libro me dio muchos ánimos para seguir adelante con esta idea, porque me sentí reflejada en muchas de las cosas que Diana contaba, especialmente en las dudas y dificultades. Y el hecho de ver que ella pasó por una situación muy parecida y no sólo siguió adelante, sino que lo hizo con unos resultados estupendos (ya que su pequeña es, con sus recién cumplidos seis años) una niña bilingüe, me motivó mucho para seguir con este proyecto.


Diana, en tu libro comentas que pasaste la mayor parte de tu embarazo en Inglaterra, y que ya estando embarazada le hablabas a tu hija en inglés. Pero, ¿cómo surgió exactamente la idea de criarla como bilingüe?   

Acudía a playgroups con otras mamás primerizas o chicas embarazadas. Observaba como se comunicaban con sus bebés, aprendía vocabulario. También me encontraba con familias multiculturales, me llamaba la atención como hablaban en diferentes idiomas a sus hijos. Me dije a mí misma:” Los niños repiten lo que les dices. Yo también puedo hacerlo, ahora es el momento”

Hablas de la vergüenza inicial que podemos sentir como padres viviendo en España al hablarles en inglés a nuestros hijos. Comentas que te pasaba con los vídeos, y a mí por ejemplo es algo que me pasa mucho cuando hay gente alrededor. ¿Cómo fuiste superando esta vergüenza? 

Con la práctica. Me fui exponiendo poco a poco, primero con el padre de Diana,( mi hija se llama Diana también), luego a ratitos en la calle, con otros familiares cuando nos visitaban…( Por aquel entonces vivíamos en Galicia) Recomiendo empezar en casa, y después trasladarlo a la calle, con más gente… Por ello es bueno desde que está el baby en la barriga cantarle canciones, decirle cosas en inglés. De todos modos se puede comenzar después, y adquirir la experiencia exponiéndote gradualmente con tu hijo hasta que ya no sientas esa vergüenza, os lo aseguro, desaparece con el tiempo.

Además de la vergüenza, ¿te sentías incómoda al principio hablando con tu hija en un idioma que no era el tuyo? Por ejemplo cuando estaba enfermo, o cuando se daba un golpe, ¿te salía de forma natural hablarle en inglés o instintivamente le hablabas en español? 

Me sentía rara, pero me gustaba. Era “cute”. Y con los bebés tienes muchos momentos “cute” por lo que funcionaba bien. No recuerdo hablarle en español cuando estaba enferma, pero sí que recomiendo ser flexible, si el niño está pachucho, o lo estás tú y en ese momento prefieres hablar español, no hay problema. Luego vuelves al inglés y ya está.

A la hora de conseguir que el niño sea totalmente bilingüe, ¿crees que puede ser un problema no hablarle únicamente en inglés, y pecar de hablarle en español en alguna ocasión?

Hablarle en español en ocasiones no interferirá en el desarrollo de su inglés. Yo lo que  veo conveniente es que sobre todo al principio tratar de no mezclarle mucho para que el niño entienda quién habla qué: OPOL : one parent, one language( un padre, una lengua) que es el método que nosotros usamos y nos funcionó. No se puede ser estricto porque uno puede agobiarse, pero sí  es bueno ser disciplinado, con excepciones ocasionales.

A pesar de que tu nivel de inglés fuera alto, supongo que tendrías que familiarizarte con vocabulario infantil, ya que no es un vocabulario que manejes hasta que tienes niños en casa, ¿no?

Efectivamente. Por ello también surgió la idea de escribir Baby English, porque me costaba encontrar  muchas expresiones que deseaba decir a mi hija en Inglés. Por internet, en algún foro, leyendo libros infantiles en inglés o de vocabulario, viendo dibujos animados en inglés, hablando con gente inglesa que iba conociendo… así me fui haciendo con material para usar con Diana. De hecho llegué a escribir un blog sobre el tema durante un tiempo, Mibebebilingüe. Parece mucho trabajo recopilar todo esto, y lo fue, pero lo positivo es que, no tenéis que hacerlo, ya lo he hecho yo en el libro :). Hay dos capítulos llenos de expresiones y muchas más, canciones, juegos, a lo largo del libro. Desde que el niño nace hasta que se hace algo mayor, hay tiempo para ir adquiriendo ese vocabulario infantil del día a día

Una de las cosas que más me decían a mí cuando empecé a hablarle en inglés, es que no era tan importante transmitirle el idioma desde tan pequeñito, que con hacerlo a partir de los tres años, llevándole por ejemplo a clases de inglés, era suficiente, porque los niños son capaces de aprender idiomas a esa edad con gran facilidad. Yo sin embargo he leído que a nivel fonético, el aprendizaje se centra en los primeros años de vida de un niño. ¿Qué opinas tú?

Yo le cantaba a Diana una canción que he puesto en el libro: With my Little hands, en el “Capítulo 3: Primeros y siguientes pasos” desde que era bebé. Un día, cuando tenía ella unos ocho meses, dio palmitas al escucharme decir clap, clap, clap Nunca es tarde para empezar a estudiar un idioma, pero cuanto antes, más fácil la adquisición de sonidos, fonemas, vocabulario, etc

Mi hijo tiene ahora casi 17 meses y está empezando a decir sus primeras "palabras". Sin embargo, y aunque sé que a mí me entiende perfectamente cuando se las nombro en inglés, él dice esas palabras mayoritariamente en español. ¿Cómo fue en tu caso la evolución de tu hija con el idioma? 

Creo que el hecho de que pasó mucho tiempo conmigo desde que nació hasta que empezó el colegio, hizo que estuviese más expuesta al inglés que al español. Entendía ambos idiomas pero tardó un poquito en empezar a hablar ambos, más allá de los dos años. Aunque se hacía entender con palabritas y frases sueltas. Ha habido épocas en las que el inglés ha superado al español y viceversa. 

Hablas también en el libro de la problemática de que tu hijo no te hable o responda en inglés, aunque lo entienda perfectamente. Es algo que con mi hijo todavía no ha pasado, porque todavía es muy pequeño, pero si es un tema que me preocupa. ¿Tú pasaste por esa fase?

Sí pasé por ella, y al principio me sentía mal. En el libro explico cómo solventarlo concretamente en el “Capítulo 5, titulado Dudas y dificultades”. A parte de los trucos que propongo, como por ejemplo repetir en inglés aquello que tu hijo te ha dicho en español, y expongo algún caso de cómo llevarlo a cabo, no olvidar nunca el buen humor, y recordar que no somos profes de inglés de nuestros niños sino sus papis.
El apoyo de la pareja, como bien indicas tú, a mí me parece fundamental en esta aventura. ¿Opinas lo mismo de la familia y los amigos? ¿Cómo reaccionó por ejemplo tu familia ante el hecho de que le hablaras a tu hija en inglés? Entiendo que si es un idioma que ellos no hablan, puede suponer un problema en reuniones familiares, fiestas y demás. 

También hablo de ello en el libro en el Capítulo 5. Algo que haces nuevo al principio lleva tiempo que se conozca, se acepte, se entienda… Puedes ayudar a otros miembros a entender el inglés, flexibilizar…es una cuestión que se plantea y que abordo también en el libro.

¿Crees que es importante que el niño vea la utilidad del idioma para que lo hable? Por ejemplo, en nuestro caso, ellos saben que nosotras entendemos y hablamos perfectamente el español por lo que, ¿por qué hablarnos en inglés? Creo que en este sentido es importante que los niños viajen y conozcan lugares donde el principal idioma es el inglés, para que realmente vean esa utilidad, y perciban que el hablar sin problemas en inglés les puede facilitar comunicarse con gente de muchos lugares y culturas. ¿Qué opinas?

El inglés, como cualquier otro idioma te ayuda a expresar y a comunicarte. Puedes usarlo a nivel laboral, pero también personal. Si tu familia se traslada a otro país por cuestiones de trabajo y tú vas con ellos, saber inglés te ayudará a integrarte en la nueva sociedad y disfrutar más de tu estancia en ese lugar. Puedes leer libros, viajar, conocer gente, otros modos de pensar y vivir, te puede abrir puertas en el ámbito laboral, incluso parece ser que es beneficioso a nivel cognitivo.

Una de las cosas que me preocupan a mí es el hecho de que mi acento y mi pronunciación no sean lo suficientemente buenos y le transmita a mi hijo el idioma con ciertos "vicios". Tú dejas claro en tu libro que consideras que eso no es un problema. ¿Nos lo puedes contar un poco en detalle? 

Tu acento es tuyo, de donde te has criado, de donde hayas vivido. Y puedes hablar otro idioma distinto con tu propio acento. La pronunciación es algo que se puede trabajar y mejorar. Y eso corre de tu parte, oyendo radio, música en inglés, viendo pelis, series, hablando con gente en inglés, yendo a clases, trabajando la fonética… 

Si le pasas a tu hijo un error de pronunciación, se podrá subsanar, seguramente será él quien un día te corrija. Por todo aquello bueno que le puedes aportar, algo no tan bueno se puede colar, ¿merece la pena el riesgo?  A mí sí. Además se puede corregir, ambos, tu hijo y tú seguiréis aprendiendo y perfeccionando el uso del idioma, que nunca será (ni tendrá que ser) perfecto.  Si tú hablas con gente en inglés y te comunicas bien, tu hijo aprendiendo de ti hará igual.

Otro tema que me preocupa es el de la cultura. Yo puedo hablarle a mi hijo en inglés, y puede llegar a conocer y hablar el idioma, pero no sé hasta qué punto ese idioma no será demasiado académico, al no tratarse de un idioma aprendido inmerso en la cultura del país. ¿Qué opinas al respecto? ¿Consideras que la cultura es importante para poder llegar a ser bilingüe?

La cultura es una parte importante del bilingüismo. Si hay alguna costumbre anglosajona que te llame la atención, puedes introducirla en tu día a día con tu hijo ( ya sea horarios de comidas, algún postre o plato típico, deporte, incluso modo de vestir, por citar ejemplos)

Desde luego no podemos criar hijos británicos, o americanos, porque no lo son, ni lo somos nosotros. Pero tampoco buscamos eso. Puedes ser español, con cultura española, hablar inglés, sentir en un momento dado en inglés y adquirir a través del lenguaje parte de esa cultura, modo de pensar y expresarte, y combinarla con la tuya.


En tu caso, ¿complementas el aprendizaje del inglés con algún tipo de estancias fuera de España, au-pairs, clases de inglés, etc.? ¿Cómo de importantes consideras este tipo de actividades, además de los inputs que recibe tu hija del idioma por tu parte?
Hasta ahora hemos vivido en varios lugares.  En algunos encontré gente dispuesta  a hablar inglés conmigo y mi hija, algunos extranjeros, otros españoles. Estuvo un par meses yendo a clases de inglés con otros niños. Ahora no recibe más  input que el mío, pero trato de encontrar siempre gente dispuesta a practicar inglés con nosotras. Me voy a plantear nuevas posibilidades a partir de ahora.
  
Viviendo en España, y especialmente al no vivir en una gran ciudad, te habrás encontrado con el problema de encontrar recursos para que tu hija reciba inglés de más fuentes que la tuya. ¿Cómo haces en tu caso?

Un poco lo que comento en la pregunta anterior. Hubo un tiempo que vivimos en las islas y había muchos extranjeros y hablábamos mucho inglés. Pero también en los sitios pequeños a veces encuentras gente para hablarlo. Los seis meses en Manchester sin duda fueron un plus muy positivo, pero Diana hablaba español e inglés sin problemas antes de vivir allí. La tele por supuesto en inglés. Todo suma.
 En tu libro hablas de que tú estás empleando el método Phonics para enseñarle a leer a tu hija en inglés. ¿Este método se orienta únicamente para enseñarles a leer y escribir o también para que aprendan los fonemas en inglés?  

Les sirve para aprender cómo suena cada letra, y luego uniéndolas formar cómo suena la palabra.  Me parece un buen método y vamos poco a poco, al fin y al cabo está ahora empezando a leer en español también. En el “Capítulo 6 Aprendiendo a leer en inglés” propongo juegos para hacerlo ameno.

En relación a la lectura, he leído que debido a la dificultad del idioma, los niños aprenden a leer a edades más avanzadas y tardan más tiempo. ¿Cómo está siendo en tu caso?

No tenemos prisa, lleva el ritmo normal esperado y sé que una vez que aprenda y vea lo bonito ( al menos para mí y muchos otros) que es leer un libro, se alegrará de haber adquirido esta destreza.

Y, antes de terminar, un última pregunta. ¿Has tenido alguna vez ganas de abandonar? ¿Cómo lo has superado? 
Es cierto que en ocasiones me he sentido cansada, desanimada...Se requiere de paciencia, disciplina, dedicación, flexibilidad… y mucho humor insisto, te lo pasas muy bien con las anécdotas que van surgiendo con tu hijo en un entorno bilingüe.
Muchas gracias por el tiempo que me has dedicado, y por compartir con nosotros tu experiencia, que estoy segura que será de utilidad para mucha gente que se encuentra en mi situación.
 Si alguien quiere contactar con la autora, ver más información sobre el libro, vocabulario inglés infantil, eventos…  podéis visitar su página de Facebook

Comentaros que el libro cuenta también con un CD de audio para ayudar con la pronunciación. Yo lo pongo mucho en el coche para aprenderme las expresiones y las canciones!

7 comentarios:

  1. Ha sido un coffee muy agradable, gracias por la entrevista y por ayudar a que a más people les llegue el entusiasmo y las ideas de los que aún sin ser nativos en inglés, educamos bilingüe. Un abrazo!
    Diana Sampedro.BABY ENGLISH

    ResponderEliminar
  2. Genial poder leer más palabras de Diana, buena entrevista ;) A todos nos está ayudando mucho su experiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, se trata de ayudarnos, compartir, y disfrutar de algo que nos une. Thanks!

      Eliminar
  3. Muy buena entrevista :) Como dice Alex, la experiencia de Diana nos está siendo de mucha ayuda y ánimo a todos los que nos hemos embarcado en este proyecto. Un abrazo, Eva (www.inglesconmihijo.com).

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrevista :) Como dice Alex, la experiencia de Diana nos está siendo de mucha ayuda y ánimo a todos los que nos hemos embarcado en este proyecto. Un abrazo, Eva (www.inglesconmihijo.com).

    ResponderEliminar