martes, 24 de septiembre de 2019

Bandas sonoras de Disney en inglés

¿A qué niño no le gustan las películas de Disney? Vale, puede que el vuestro sea la excepción, pero lo más habitual es que alguna les guste y la hayan visto mil veces.

En casa, por ejemplo, el Libro de la Selva es una de ellas. Y Disney se caracteriza mucho por sus bandas sonoras. Las canciones de esta película a mi me encantan, y a los peques les hacían mucha gracia cuando veían la película, así que estuve brujuleando y acabé comprando la banda sonora. La podéis encontrar aquí. Ahora aprovechamos para ponerla de fondo cuando están jugando, o la llevamos en el coche cuando nos vamos de viaje.

martes, 17 de septiembre de 2019

Cuentos de piratas en inglés

¿A vuestros peques también les encantan los piratas? A lo míos les chiflan! Este verano ha sido una temática recurrente en casa. Disfrazados de piratas, con su su gorro, su espada, y pintados como tal, hacían mapas para buscar tesoros por todas partes.

Así, han aprendido un montón de vocabulario relacionado con los piratas, del que ya os hablaba en este post, además de otras habilidades como orientación, interpretación de mapas, colaboración, etc.

Hoy os quería traer un recopilatorio de los cuentos de piratas que tenemos en casa, algunos de los cuales ya os mencionaba en el post de vocabulario que os comentaba antes.

viernes, 6 de septiembre de 2019

Back to school



Después de no publicar por aquí en todo el verano, me apetecía empezar contándoos como nos va por casa.

Este ha sido nuestro primer verano con los tres peques en casa, así que, como os podréis imaginar, ha sido muy intenso y caótico, a la par que divertido. Este año, por diversas razones, no hemos traído una au pair en el mes de Julio, pero yo he pasado muchísimo tiempo con los niños. Además, durante el mes de Julio, a pesar de no haber tenido au pair en casa, sí ha venido una persona a jugar con ellos en inglés un par de veces a la semana, para mantener su contacto con alguien nativo.

A finales del curso escolar tengo que reconocer que había incrementado un poco el español que les hablaba. Principalmente, cambiaba al español cuando estábamos con gente que no entendía inglés. Esto antes no lo hacía, pero pasado un tiempo y tras haberme dado cuenta de que los niños manejan los dos idiomas sin dificultad, empecé a hacerlo por comodidad, quizás.

Después del verano juntos, y de haber hablado muchísimo más inglés con ellos, he decidido minimizar el español que les hablo, incluso cuando haya gente delante que no lo hable. Es verdad que a veces seguiré cambiando de idioma, por incluir a todos en la conversación sin tener que andar traduciendo, pero sí que voy a intentar medirlo un poco más. Creo que volver a escribir por aquí me va a ayudar a mantenerme firme en este propósito.