martes, 26 de septiembre de 2017

Cocinando en inglés: Pancakes

Aprovechando el fin de semana me animé a hacer tortitas para desayunar. Os dejó aquí la receta, porque es súper fácil y a los niños les encanta. Cocinar con niños siempre es una oportunidad estupenda para practicar inglés!

Tortitas / Pancakes

2/3 personas
15 minutos
Easy
2/3 people
15 minutes
Easy


Ingredientes / Ingredients

1 vaso de leche
1 vaso de harina
1 huevo
1 pizca de sal
Medio sobre de levadura en polvo
1 cup flour
1 cup milk
1 egg
A pinch of salt
1/2 sachet of baking powder


Preparación / Preparation

En un cuenco bate la harina, la leche, el huevo, la sal y la levadura.Si puedes, déjalo reposar un poco. Calienta una sartén anti-adherente o una plancha con un poco de aceite.Con un cucharón, echa un poco de masa en la plancha para cada tortita y deja que se hagan hasta que empiecen a formar burbujas. Dales la vuela con una espátula y espera hasta que estén listas por el otro lado. 
Retira y sirve. Se pueden acompañar con mermelada, miel, sirope, azúcar, canela...

In a bowl whisk milk, flour, egg, salt and the baking powder.Set aside to rest if you have time.
Use a griddle or set a non-stick frying pan over a medium heat and wipe it with an oiled kitchen paper.
With a laddle pour the batter onto the griddle/pan. When hot cook the pancakes until golden or until bubbles appear on surface, turning them with a wide spatula and cook until cooked through.  They can be served with marmalade, honey, cinammon or syrup and ready to eat!


viernes, 22 de septiembre de 2017

Nuestro segundo hijo y el inglés

Cuando ya estás educando bilingüe a tu hijo, das por supuesto que cuando llegue el hermano te va a salir natural hablarle en inglés, ya que con el primero así es.

Sin embargo, al menos en mi caso, no fue así. De hecho con el pequeño no me salía hablarle en inglés al principio. Yo creo que es porque con mi hijo mayor establecí esa relación poco a poco, hasta que llegó un momento en que de hecho lo natural es hablar en inglés con él, no en español. Sin embargo, mi idioma nativo, el que hablo con el resto de la gente, es el español. Y con el pequeño cuando nació ese vínculo con el inglés no lo tenía establecido y estoy tenido que ir poco a poco. 

Los primeros días, le hablaba en español. Luego poco a poco empecé a mezclar, hablándole inglés sobre todo en casa. Ahora que va a hacer casi seis meses, le hablo en inglés, pero todavía hay ciertas ocasiones en que me descubro a mí misma hablando con él en español. En ese momento cambio de idioma, pero es un síntoma claro de que todavía no he interiorizado mi relación con el peque en inglés. 

Cuando está el mayor presente sí que tengo mucho cuidado de hablarle al pequeño en inglés, porque no quiero que él crea que hablo un idioma distinto con cada uno de ellos, para que no se confunda, especialmente ahora que he conseguido que conmigo hable casi exclusivamente en inglés. 

Así que, despacito, estoy volviendo a empezar mi aventura bilingüe, esta vez con mi hijo pequeño, aunque en esta ocación el camino es mucho más fácil, y además he empezado desde el primer día, cosa que no hice la primera vez. Lo bueno es que en esta ocasión tengo la tranquilidad de saber que lo que estoy haciendo funciona. 

martes, 19 de septiembre de 2017

Recursos que no utilizo o que utilizo menos de lo que debería

Cuando empiezas a adentrate un poco en este mundo de la educación bilingüe, y gracias sobre todo a Internet, encuentras un montón de recursos en los que apoyarte.

No sé como habríamos sido capaces de hacer esto hace veinte años, sin poder conseguir tan fácilmente cuentos, canciones, vídeos, etc.

Realmente, lo que acabas buscando son los mismos recursos que buscarías si educaras en español, pero en inglés. Yo no busco nunca nada bilingüe, sino que prefiero cuentos en inglés, canciones en inglés, etc. Lo mismo que utilizaría un padre nativo con sus peques.

Y de las miles de cosas que vas encontrando por ahí hay algunas que apenas utilizo.

Las famosas flashcards

Una de ellas son las flashcards. Sí tengo un par de juegos de flashcards en casa, pero nunca las hemos utilizado demasiado. Y eso es porque al peque no le hacen demasiada gracia. Alguna vez jugamos con ellas a "I spy, with my little eye" pero casi nunca. Hace tiempo leí un artículo en el blog de Bilingual Bebés donde Vicki explicaba porque no le gustan las flashcards.

Yo no es que tenga nada en contra de este recurso, pero es simplemente que no lo hemos conseguido integrar en nuestra rutina de juego. Y quizás sea por lo que ella comenta:

No me gustan los “flashcards” [...] En mi humilde opinión, no solo los encuentro aburridos sino que los niños aprenden mucho mejor cuando les enseñamos con cosas reales de su mundo. No aprenden su lengua materna con “flashcards”. Aprenden con objetos de su día a día. Los colores que les rodean. Contando sus animales, o puntos en su camiseta o sus guisantes. No solo esto, sino también se pueden aprovechar de estos ratos que pasamos con nuestros hijos enseñándoles inglés para jugar, para fortalecer la imaginación (en lugar de enseñarle flashcards de un avión, haz un avión, monta en ello, disfrazaros y aprender a volar o a ser azafatas) trabajar otras destrezas (ensartar colores, construir con números Etc.) desarrollar las funciones ejecutivas (que aprendan turnos, auto control, que se concentren para recordar normas de un juego). No solo impartimos contenidos sino que estimulamos al cerebro entero.

Canciones

Otro recurso que sí debería utilizar y apenas utilizo, son las canciones. Sí le canto al peque algunas canciones en inglés, y cantamos e interpretamos algunas juntos, a veces con la ayuda de cuentos de canciones. Pero lo que es ponerle un CD con canciones lo hago muy poco. ¿Por qué? Pues fundamentalmente porque cuando le pongo un CD con canciones en casa al poco tiempo se levanta, va al reproductor de música, coge él otro CD y me pide que lo cambie, o lo que es peor, intenta cambiarlo él mismo (con el consiguiente riesgo para mi reproductor...). Nunca aguanta un CD puesto demasiado tiempo. Él único momento en el que sí es capaz de escucharlos es en el coche, y es entonces cuando aprovecho para ponérselos. Supongo que dentro de un tiempo, cuando sea algo más mayor, será capaz de escucharlos en casa sin que la impaciencia le gane, pero por ahora en esas estamos... 


Y fundamentalmente estos son los recursos que tengo por casa pero apenas uso. ¿Cuáles son los vuestros? ¿Tenéis algo que creíais que os iba a resultar muy útil y que sigue aparcado en un cajón?

viernes, 15 de septiembre de 2017

Idioms útiles con niños

Si hay dos cosas que hacen que tu inglés suene más natural son sin duda los phrasal verbs y los idioms. Mi relación con los primeros es algo complicada, pero cada día los voy domando un poco más. Sin embargo, los idioms no los tengo demasiado introducidos en mi inglés del día a día. 

En el post de hoy quiero hablaros de algunos que me parecen útiles cuando hay niños por casa. 



Cómo hijos nuestros que son, algo tendrán que sacar de nosotros (like father, like son / an apple doesn't fall far from the tree / chip of the old block)

Cuántas veces les tenemos que decir que hagan las cosas inmediatamente (at the drop of a hat / in the blink of an eye), que se preparen para salir ya (to be ready to roll / to be good to go) o para hacer algo (to be good to do). Y es que tener prisa (to be pushed by time) y estar con niños a veces no es muy compatible… así que son muchas las ocasiones en que andamos apurados (to be against the clock) y llegamos a los sitios justo a tiempo (on the dot / in the nick of time)

Y aunque no nos guste, a veces hay que regañarles, decirles las cosas claras (as clear as a bell), porque tienen que aprender a asumir lo que han hecho (not to cry over spilt milk), aceptar las consecuencias (to face the music) y cambiar de actitud (change your tune). A veces nos sale un grito amenazador para que por su propio bien (for your own good) ni se les ocurra hacer algo. Eso por no hablar de la facilidad que tienen para llorar lágrimas de mentira (to cry crocodile tears) y exagerar las cosas (to make a mountain out of a molehill). Para compensar nuestra disciplina ya están esos abuelos, que les consienten todo! Por lo menos, normalmente lo hacen cuando no estamos y  "out of sight, out of mind"!

¿Qué tendrán los niños, qué siempre quieren hacer lo que hacen los otros (monkey see, monkey do) y que manía tiene de pelearse cuando se juntan varios! Menos mal que con un simple "kiss and make up" suele ser suficiente.

A veces hay que animarles a hacer algo: ¡eso está chupado, tú puedes! (to be a piece of cake / to be as easy as a pie / to be a breeze / to be a doodle) e intentar que le den una oportunidad a las cosas (to give sth a shot)

Y no sé los vuestros, pero el mío hace un poco el cabra de vez en cuando (to horse around)

Qué importante es la comunicación, escucharles siempre (to be all ears) y cuanto nos gustaría a veces saber lo que piensan (a penny for your thoughts) y nos tenemos que esforzar para que nos lo cuenten, sacando nosotros el tema por ejemplo con un "a little birdie told me.."

Ahora que empieza el invierno y los coles, se empiezan a poner algo pochos (to feel a bit under the weather), pero normalmente se recuparan rápido… Y lo que nos cuesta a veces encontrar planes para entretenerlos cuando está diluviando (it's pouring down / it's a downput / it's coming down in buckets)

¡Cómo los queremos aunque en ocasiones nos vuelvan locos (to drive sb round the twist) o sean un pequeño dolor de cabeza (to be a pain (in the neck))

Una de las ventajas de educarlos bilingües es que pueden tener lo mejor de ambos mundos (the best of both worlds) así que animaos y uníos al club que "the more, the merrier!"


Y espero que con este post aprendamos algunos idioms, porque cómo dicen: "better later than never"!

Y por último, aquí os dejo una tabla con 50 idioms que he recopilado y que considero interesantes para usar con los peques:



martes, 12 de septiembre de 2017

Very first book of things to spot...


Hoy os quiero hablar de unos libros de Usborne que se llaman "Very first book of things to spot". En concreto, podéis encontrar estos tres títulos:

Nosotros tenemos los dos últimos de la lista y os los recomiendo, porque merecen bastante la pena.  

Se trata de libros con ilustraciones donde los peques pueden buscar y señalar diferentes cosas, desde un ratón conduciendo una bicicleta, hasta una estrella de mar en la playa. 

En casa empezamos a usarlos hace bastante tiempo, cuando el peque tenía algo menos de 18 meses. Le ibas señalando cosas y diciéndoles su nombre. Después, a medida que iba aprendiendo los nombres de los objetos, le pedías que fuera él el que los señalara.

Últimamente los teníamos un poco abandonados, pero los hemos recuperado. Ahora jugamos a leer las preguntas que vienen en cada página y que el peque las responda: 
  • "Can you find a yellow flag?"
  • Who lives in the house with the yellow door?
  • Which can is different?
  • Count the squirrels...
Es sorprendente porque ahora es capaz de señalarte el más grande de una serie, el que es diferente, o contarlos...  Le divierte mucho además que le hagas preguntas e ir contestándolas.

¡Totalmente recomendables!