miércoles, 27 de julio de 2016

Enseñar los colores en inglés a los niños

Creo que incluso más importante que cómo enseñarles los colores en inglés, es cuándo empezar a hacerlo. En mi caso, me da la sensación de que nuestro hijo no fue consciente de lo que significaba un color hasta más o menos los 18 meses. Antes de ese momento ese concepto resultaba demasiado abstracto para él.

Podías decirle que el plátano era amarillo y el coche también, pero él no parecía ver la relación entre ambas cosas.

Eso me hizo creer que iba a ser complicado enseñarle los colores pero, sin embargo, más o menos a partir de los 18 meses, todo cambió. Simplemente empezó a entender el concepto de color. A partir de ese momento, lo que parecía muy complicado se volvió relativamente sencillo. Al fin y al cabo el mundo es de colores, así que sólo tuvimos que usar todo lo que nos rodeaba para que empezara a aprender.

Usamos las imágenes en los libro, sus juguetes, o las cosas que nos rodean. Al principio sólo le indicabas de qué color era cada cosa, y poco a poco él empezaba a asociar y a repetir. Así aprendió a decir yellow, blue, red, pink, green y purple. Después vino el black y ahora estamos trabajando el white. Hay colores que a veces le cuesta distinguir, como por ejemplo el azul oscuro o el negro, o incluso el naranja y el amarillo, dependiendo de la tonalidad, pero en general no tiene demasiados problemas.

Ya puedes preguntarle de qué color es una cosa y te contesta. Además, cuando le pides que busque un objeto, por ejemplo, en un cuento: where is the kite? Si no conoce la palabra kite, le ayudas diciéndole: It is green, y entonces la encuentra. Así, además de aprender los colores está encontrando una utilidad a los mismos. También intento que asocie el hecho de que el color va antes que el nombre. SI por ejemplo le preguntas: what is that? Y él contesta a car!, yo le digo, yes, it's a red car!

Por ahora sólo es capaz de decir los colores en inglés. En castellano dice sólamente verde, pero no me preocupa, porque los aprenderá seguro , y supongo que también significa que algo estoy haciendo bien, no??


sábado, 23 de julio de 2016

Tipos de familias bilingües

Tipos de familias bilingües


Existen diferentes tipos de familias bilingües, en función del idioma de los padres y del entorno.
Podemos destacar las siguientes:
  1. Ambos padres hablan de forma nativa una lengua minoritaria. El niño recibe del entorno la lengua mayoritaria.
  2. Uno de los padres habla de forma nativa la lengua minoritaria. El otro habla la lengua mayoritaria, que es también la del entorno. 
  3. Ambos padres le hablan al niño en la lengua minoritaria a pesar de que uno de ellos no es nativo en dicha lengua. El niño recibe la lengua mayoritaria del entorno
  4. Uno de los padres habla una lengua minoritaria y el otro padre otra lengua minoritaria diferente. El niño recibe la lengua mayoritaria a través del entorno
  5. Uno de los padres habla una lengua minoritaria en la que no es nativo. El otro habla la lengua mayoritaria, que es además la del entorno
  6. Ambos padres habla una lengua minoritaria en la que no son nativos. El niño recibe la lengua mayoritaria del entorno.

Estrategias para educar un niño bilingüe

Cada familia bilingüe puede adoptar diferentes estrategias para educar de forma bilingüe a un niño. Aquí detallo algunas de las más típicas aunque pueden existir muchas variantes.

Un padre un idioma (OPOL)

Uno de los padres habla la lengua minoritaria con el niño y el otro la mayoritaria. Los padres hablan entre sí la lengua mayoritaria, que es también la del entorno.

Lengua minoritaria en casa

En casa ambos padres hablan la lengua minoritaria tanto con el niño como entre ellos, recibiendo el niño la lengua mayoritaria únicamente del entorno. Esto permite reforzar la lengua minoritaria dentro del hogar.

Estrategia trilingüe

Cada padre habla un idioma minoritario con el niño en casa y este recibe el idioma mayoritario del entorno. Los padres hablan entre ellos la lengua mayoritaria o una de las dos lenguas minoritarias.

Estrategia mixta

Los padres mezclan varios idiomas en una misma conversación. Esta técnica no se recomienda porque puede provocar confusión en los niños. Se utiliza mucho en lugares donde existen dos lenguas (como por ejemplo Galicia). También puede darse en familias que empezaron educando de forma bilingüe pero que con el tiempo acaban en una estrategia mixta.

Estrategia del lugar y del momento

En esta estrategia los padres alternan el idioma utilizado con sus hijos en función del momento o el lugar. También puede realizarse esta alternancia en función del tema que se hable o de la actividad que se realice.

Por ejemplo puede utilizarse un idioma para los días de semana y otro para los fines de semana, o uno durante un par de semanas y otro otro par de semanas. Puede usarse un idioma en casa y otro fuera, o por ejemplo un idioma en los viajes en coche...

Estrategia artificial

En esta estrategia ambos padres son nativos de la lengua mayoritaria, que es la hablada en el entorno. Sin embargo, uno de los padres decide hablar con el niño en una lengua minoritaria, de la que él no es nativo, utilizando la estrategia OPOL.

En resumen

En resumen, ¡existen muchos tipos de familia y para cada una de ellas seguro que hay una estrategia que se adapta para educar de forma bilingüe a los peques de la casa! Elige una, sé constante, y pronto verás los resultados. ¿Cuál es tu caso? ¡Cuéntamelo!

miércoles, 20 de julio de 2016

Adquirir o aprender un idioma

Existen dos formas de llegar a hablar un idioma. La adquisición y el aprendizaje del mismo. ¿Cuál es la diferencia?

Aquirir

Adquirir un idioma implica hacerlo de forma subconsciente. No requiere un uso consciente de reglas gramaticales ni repetición, sino que se desarrolla un sentido de lo que es correcto y lo que no.  Se trata de un proceso lento, que implica escuchar el idioma durante un periodo largo de tiempo, hasta que la persona se encuentra lista para hablar el idioma. Es la forma en que los niños aprenden su propio idioma.


Aprender

Por otro lado, los idiomas se aprenden de forma consciente, estudiando reglas gramaticales. Así, aprendemos un idioma como aprendemos una nueva habilidad, como tocar el piano, jugar al tenis o andar en bici. Somos conscientes de que estamos adquiriendo un nuevo idioma, y de que este se basa en una serie de reglas gramaticales que aprendemos mediante su análisis y estudio.

¿Hasta que edad se adquiere un idioma? 

La adquisición de un idioma se realiza durante los primeros 5 años de vida del ser humano. Durante este tiempo los niños son capaces de adquirir el lenguaje de forma natural.

¿Por qué hablarles desde pequeños en varios idiomas?

La ventaja de hablarles a los niños un idioma desde que nacen es que lo adquirirán, en lugar de aprenderlo, de forma que lo hablarán de forma natural, sabiendo de forma subconsciente lo que es correcto y lo que no, sin necesidad de recurrir a reglas. Además, no realizarán la traducción ni la comparación entre un idioma y otro, ya que todos los idiomas que adquieren son nativos para ellos. Esto es muy importante, ya que la forma natural de hablar un idioma es ser capaz de pensar en ese idioma, soñar en ese idioma, y no traducir ni convertir expresiones de un idioma a otro.

viernes, 15 de julio de 2016

Enseñar vocabulario en inglés a los niños

¿Cómo enseñar vocabulario en inglés a nuestros hijos?


Hay muchos momentos a lo largo del día en los que podemos aprovechar para enseñarles vocabulario en inglés a los peques.

Tanto si queremos criarlos como bilingües como si tan sólo queremos que aprendan inglés desde pequeños, es importante encontrar los momentos adecuados. Es evidente que sí les hablas todo el día en inglés, en cierta forma les estás enseñando vocabulario constantemente. Sin embargo, es importante elegir ciertos momentos al día en los que le enseñes vocabulario específico.

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos, el inglés que recibirá el peque en los primeros años de vida vendrá del padre/madre que le hable en ese idioma, por lo que es interesante ser un poco metódico. Cuando les enseñamos nuestro idioma nativo, en nuestro país, reciben inputs por una multitud de fuentes, por lo que puede que esto sea menos relevante. Pero en el caso de educación bilingüe por padres que no lo son, en un entorno donde ese idioma es minoritario, es algo que debemos tener en consideración.

¿Cuales son los puntos más importantes?
  • Busca el momento
  • Elige los recursos
  • Repetición, repetición, repetición


Busca el momento

¿Busca el momento? ¿No son buenos todos los momentos? Evidentemente, siempre que le hables en inglés, estará interiorizando el idioma. Sin embargo, para enseñarle vocabulario específico de forma más activa, es verdad que hay momentos mejores. Simplemente porque los niños tienen momentos en los que están más receptivos y más concentrados que en otros. Esto varía de un niño a otro, pero nadie conoce mejor a sus hijos que sus padres!

En este post voy a hablar en concreto de como buscar los momentos para enseñarle vocabulario a niños entre 1 y 2 años, porque es la edad de nuestro peque, y por lo tanto la experiencia que tengo por ahora, pero creo que podréis extrapolarlo a la edad de vuestros hijos sin demasiado problema.

En mi opinión hay varios momentos clave.

A lo largo del día...

Por una parte, a lo largo del día, le irás enseñando cosas.

Yo uso mucho la narrativa, y hablar con él. Es decir, contarle en voz alta lo que estamos haciendo. Por ejemplo, si le estoy haciendo la comida, le voy contando: vamos a cortar la zanahoria. Ahora la cocemos, etc. Además es importante hacerle partícipe, mediante preguntas que iremos introduciendo en nuestro monólogo. Si estamos dando un paseo, le voy preguntando: a ver si encontramos flores rosas. ¿De qué color son estas flores? ¿Son rosas? ¿Ves algún coche rojo? Avísame cuando veas un coche rojo!

Los momentos de juegos...

Por otra parte, están los momentos de juegos.

Hay que buscar juegos con los que el niño se divierta, y que además nos ayuden a enseñarle cosas. Por ejemplo, yo ahora estoy intentando que aprenda los colores y los números. Para los colores jugamos mucho con una piscina de bolas que tiene. Le voy pidiendo que me pase bolas de diferentes colores, o que meta por ejemplo todas las bolas rosas en un cubo de la playa, etc. Para los números tenemos números magnéticos y le voy pidiendo que me pase un número en concreto y lo meta en un bote, por ejemplo. Le gusta mucho meter y sacar cosas de botes y cajas, así que aprovechamos esto para los juegos.

También intento que fije vocabulario. Me explico. Ahora mismo está empezando a decir palabras, así que yo las anoto en una lista, e intento que los diálogos o los juegos que tenga con él impliquen el que diga estas palabras. Así, además de aprender palabras nuevas, vamor fijando, mediante repetición, las que ya conocemos. El otro día, por ejemplo, empezó a decir OK. Así que yo le voy preguntando cosas, y al final le digo: ok?? Para que el responda con su gracioso OK! O le pregunto:
¿Cómo dices ok?

Momentos de concentración...

Y también tenemos los momentos en los que está más concentrado.

Es importante buscar el momento en el que el peque esté concentrado. Esto depende de cada niño. En el caso del nuestro, las horas de las comidas son perfectas para enseñarle vocabulario y reforzar el que ya conoce.

Durante la comida, la merienda y la cena, lo que hacemos es lo siguiente. Mientras está sentado en su silla, comiendo, le pongo un libro con dibujos de diferentes objetos y jugamos con él.
Al principio me limitaba a identificarle los diferentes objetos que aparecían en los libros. El escogía una página y me iba señalando los objetos uno a uno para que yo le fuera diciendo como se llamaban. Era capaz de pedirme que le repitiera los mismos objetos decenas de veces.

Ahora que ya se conoce muchos de ellos e incluso es capaz de nombrar algunos, hemos evolucionado un poco el juego. Le pido por ejemplo que me encuentre un objeto concreto: ¿Donde está la vaca? ¿Ves una vaca? ¿Qué sonido hacen las vacas? ¿Cómo dices vaca? ¿Ves alguna mariquita en el libro? Es roja y con lunares negros. Así va aprendiendo palabras nuevas, a base de repetición. Como ya empieza a saber los colores, cuando le digo una nueva palabra que no conoce (por ejemplo, cometa), en lugar de señalársela, le digo por ejemplo: "es verde con estrellas amarillas. ¿La ves?" . O podemos jugar también al veo veo: "I spy with my little eye...".

Últimamente en vez de cuentos estamos usando mucho unos manteles individuales con dibujos que son estupendos, de Little Wigwam.

Así vamos repitiendo cada día las mismas palabras, con los mismos libros o manteles, y poco a poco voy introduciendo palabras nuevas. La idea es siempre la misma: aprender nuevo vocabulario y fijar mediante la repetición.

Momentos de relax...

Otro momento en el que también está muy receptivo es la hora del cuento. Este momento es un poco diferente, porque no le enseñas palabras concretas, insistiendo en las diferentes palabras, sino que le lees cuentos. Lo ideal es escoger cuentos ilustrados, para que vaya viendo los dibujos a medida que le lees, y empiece a asociar la historia con las imágenes. A mi hijo este momento le gusta mucho.

Podemos llegar a leer varios cuentos antes de dormir, y es él el que te reclama que le leas otro cuando acabas el anterior. Incluso a veces quiere elegir él el cuento que le vas a leer. Al principio yo creía que este momento le gustaba, pero no estaba segura de que aprendiera mucho. Sin embargo, la verdad es que sí lo hace. Me he dado cuenta de que hay vocabulario que viene en los cuentos que luego identifica en otras situaciones. Incluso el hecho de que quiera elegir él un cuento u otro significa que alguno le llama más la atención que otros, y eso implica que en cierta medida es capaz de seguir las historias.

Mi consejo, si no estás educando a tu hijo en bilingüe pero sí quieres que aprenda inglés en casa, es que elijas alguno de estos momentos, el que mejor se adapte a tus circunstancias y a las de vuestros peques, y lo utilices para enseñarle. Eso sí, intentad ser constantes con esos momentos, para convertirlos en rutinas, que es lo que mejor le funciona a los niños.

Y si lo estás educando de forma bilingüe, aprovecha todos los ratos que pases con el peque, aunque te centre también en determinados momentos para profundizar más en el aprendizaje de vocabulario. Piensa que en la mayoría de los casos están adquiriendo el idioma fundamentalmente a través de nosotros, así que cuanto más, mejor!

Pensad que con el vocabulario aprende muchas cosas: palabras nuevas, conceptos, gramática básica (por ejemplo, si le decimos "mommy has a red car", le estamos enseñando a poner el adjetivo delante del nombre), pronunciación y entonación.

Algunos de los cuentos que nos gustan a nosotros los tenéis en la sección de Cuentos.

Recursos

Aunque ya lo he ido contando a lo largo del post, os resumo un poco algunos de los recursos que utilizamos para aprender vocabulario:
  •  todo lo que te rodea: todo lo que nos rodea puede usarse para aprender. Las flores en el campo, los coches de la calle, todo lo que podemos encontrarnos en la nevera, etc.
  • juguetes: usemos los juguetes del peque para enseñarles cosas. Algunos que a mi me gustan mucho son las letras y los colores magnéticos,
  • cuentos interactivos: estos cuentos son perfectos para enseñarles vocabulario. Cuentos donde ilustren diferentes objetos que le puedas mostrar al peque, o que le pidas que te busque. Te puede ayudar a enseñarles los nombres de los objetos pero también las formas, los colores, los números, etc.
  • cuentos para leer: leerles cada noche. Cuanto más, mejor!
Podéis encontrar más artículos relacionados con recursos que podéis usar en la sección de Recursos para los peques

Repetición, repetición, repetición

Tened en cuenta que con los peques la repetición es fundamental. Les ayuda a fijar el vocabulario. Así que, si hace falta repetirle cien veces el nombre de un objeto, pues nada, allá vamos!

Y por último, otra cosa muy importante. Diversión. Divertirnos con los peques enseñándoles, disfrutar del camino juntos. Es lo más importante.

miércoles, 6 de julio de 2016

Vocabulario en inglés: watch, see or look?

En inglés, existen tres verbos diferentes para decir ver y mirar. Son los verbos look, see y watch. ¿Cuándo se utiliza cada uno de ellos?

See

See se utiliza cuando vemos algo de forma pasiva, sin poder evitarlo y sin detenernos en el detalle. Ejemplo: I saw you yesterday in the street. 

Look

Look se utiliza cuando ves o miras algo de forma activa, prestando atención, y por un período corto de tiempo. Ejemplo: Look at mommy!

Watch

Watch lo utilizamos de forma similar a look, cuando miramos algo de forma activa, prestando atención, durante un período largo de tiempo. En este caso se trata de objetos en movimiento, 
Ejemplo: I like watching television at night. 

Notas

Se utiliza see y no watch cuando vemos deportes o espectáculos, como películas o obras de teatro. 
Ejemplo: I saw a film last night. 

martes, 5 de julio de 2016

Mitos sobre el bilingüismo

mitos bilingüismo

En este post quiero hablar un poco de los mitos que hay relacionados con el bilingüismo, y también de los detractores de padres no nativos que educan bilingüe.

Para ello, cuento con la colaboración de un grupo de personas que están llevando a cabo la misma aventura que yo: criar a sus hijos bilingües, sin serlo ellos mismos.

Tenemos con nosotros a Vanesa, Eva y Alex.

A Vanesa la podéis seguir en su cuenta de Twitter, donde cuenta sus experiencias educando a su hija en varios idiomas.

Eva es la autora del blog Inglés con mi hijo, donde recoge expresiones y vocabulario que utiliza para criar a su hijo de 22 meses en inglés.

Y Alex es el autor del blog Crecer en Inglés y el podcast Aventura Bilingüe. Tiene un peque de 7 meses al que educa en inglés.

Los mitos del bilingüismo


En primer lugar, vamos a hablar un poco los mitos que más comúnmente se escuchan acerca del bilingüismo

Puede causar retrasos en el hablar

No existen estudios científicos que avalen esto. El retraso en el habla puede ser debido a muchos motivos, no al bilingüismo. Hay niños bilingües que empiezan a hablar muy pronto, y otros que tardan más. De la misma forma que hay niños no bilingües que empiezan a hablar antes que otros. Por desgracia, cuando un niño bilingüe tiene retrasos en el habla, sufrimos el riesgo de que nos aconsejen que pasemos a hablarles en un único idioma para descartar que ese sea el problema.

Como ejemplo, para que veais que el hecho de educar a un niño en bilingüe no implica retrasos en el habla, contaros que mi peque empezó a decir palabras en los dos idiomas antes de cumplir los 18 meses. Dice sobre todo palabras sueltas, y dependiendo de la palabra la dice en un idioma u en otro. También hace pequeñas frases (de 2 o tres palabras) utilizando diversos idiomas. Por ejemplo, el dice car (todavía no dice coche) y dice otro (aún no dice another). Así que, cuando quiere decir "otro coche", dice otro car. 

Vanesa también nos cuenta que su peque tiene ahora 26 meses y se expresa perfectamente en inglés pero, además, es capaz de hacerse entender en español y persa. En cuanto al mandarín, lo entiende perfectamente y dice palabras y expresiones cuando le apetece.

Como anécdota, nos cuenta que, en enero de 2016 asistieron al BETT Show en Londres y se llevaron a la bebé, que entonces tenía sólo 20 meses. Estában en el aeropuerto de Gatwich. La peque llevaba un abrigo muy cuco y todo el mundo se giraba para mirarla. Andában un poco perdidos, cargados y con algo de prisa, así que se acercaron a unas azafatas a preguntar. Las azafatas les ayudaron y, cómo no, empezaron a preguntarle cosas a la niña y a decirle cositas. La peque, muda, no dejaba de mirarles los labios. No contestaba. Cuando se disponían a marcharse, dijo bien claro: "Bye, Lady! See you soon!" Las azafatas, sorprendidas y medio enamoradas de la criatura se decían: "¿Has oído? ¡Te ha llamado 'Lady'!"

Eva nos cuenta que su peque tiene ahora mismo 22 meses y todavía no habla mucho. Dice algunas palabras sueltas, tanto en inglés como en español. Sin embargo, ella ha hablado con otras parejas, algunas que educan a sus hijos en inglés y otras que lo hacen en español, y muchas le comentan que sus hijos tampoco hablaban demasiado a esa edad. 

Educarlos en varios idiomas les confunde

Hay quien opina que educar a un niño en varios idiomas les confunde, y hace que no distingan un idioma de otro.

Hay estudios que demuestran que los niños pueden distinguir idiomas a partir de los pocos días de vida. Si los idiomas son muy parecidos empiezan a diferenciarlos a los seis meses de edad. 

Mi hijo ha entendido perfectamente siempre a todas las personas que le hablan en español y a las que le hablan en inglés. Él responde con el vocabulario que tiene, que todavía es limitado, pero su nivel de compresión de ambos idiomas es parejo. 

Vanesa también nos cuenta que su peque siempre ha sabido muy bien qué idiomas le hablan cada una de las personas que conforman su mundo. Generalmente, les habla a todos en inglés porque sabe que la entienden y, si tiene que comunicarse con alguien que no habla inglés, como es el caso de sus abuelos, se adapta y lo hace.

Como ejemplo, hace unos días, le decía a la peque que tenían que vestirse para ir a coger cerezas al árbol del abuelo, porque ya estaban rojas (sabe que verdes no se pueden coger y hay que esperar); también le decía que tenían que ir a ver el nido de golondrinas que tienen en el porche, porque ya habían nacido los pollitos. "They've got seeds!", le dijo la niña. A lo que Vanesa contestó: "Yes, mommy swallow brings seeds to the nest for her little chicks". La niña la miró con cara de "mamá no se entera" y le dijo: "¡Pipos! ¡Tienen pipos!" ¡Qué vergüenza! Su hija de 26 meses traduciéndole al castellano... Le estaba hablando de los huesos de las cerezas y viendo que ella no entendía nada...

Mezclan idiomas

Existe la creencia de que los niños bilingües mezclan idiomas. Esto es real, pero no es un problema. Cuando un niño bilingüe no conoce una palabra en un idioma, pero sí en el otro, la dice en el idioma en que la conoce. Un niño no bilingüe no tiene ese recurso. Tendría que recurrir a explicar la palabra de alguna forma, o simplemente no sabría decirla. El niño bilingüe utiliza un recurso que tiene a su alcance. Esto es algo natural, ¡todos lo haríamos! A medida que los niños van desarrollando el vocabulario en ambos idiomas, dejan de mezclarlos, simplemente porque ya no tienen la necesidad de hacerlo. Que los mezclen no significa en absoluto que los confundan, y no debe preocuparnos.

Los niños son esponjas

En relación a esto, el otro día leí una cita que me encantó y que creo que sintetiza perfectamente lo que implica esta frase. Aquí os la dejo:"Sponges only absorbed when dipped in water, not thin air or good will" by Anika Bourgogne, author of Be Bilingual

Detractores del bilingüismo


Y a todos estos mitos del bilingüismo, le sumamos en nuestro caso las opiniones de todos aquellos detractores de que padres no nativos eduquen a sus hijos de forma bilingüe.

Nuestro acento no es perfecto

Muchos opinan que no deberíamos educar a nuestros hijos en un idioma que no es el nuestro porque, por ejemplo, nuestro acento no es perfecto.

Es cierto, no lo es, pero ¿qué más da? ¿Cuántos acentos diferentes hay en inglés? ¿Cuál es mejor? ¿Cuál es el "perfecto"? Nuestros hijos seguramente hablen inglés con algo de acento español, pero lo hablarán, se entenderán perfectamente en el idioma,  y eso es algo que les estamos regalando.

Como dice Vanesa, como padres no nativos, podremos enseñar más o menos inglés a nuestros hijos, pero siempre será mejor que no enseñarles nada de lo que sabemos. Los niños no aprenden el idioma sólo de los padres, lo aprenden del entorno y nos corrigen cuando alcanzan la capacidad de hacerlo. 

Eva opina que esto no es importante, ya que todos tenemos un acento particular incluso en nuestra propia lengua. Si les enseñamos inglés con un acento que no es "perfecto", da igual, porque están aprendiendo, y como mínimo les abremo abierto el oído.

Alex por ejemplo es consciente de que su acento hablando inglés no es perfecto, pero no le da importancia. Ha asumido que esto es así pero que no va a ser un problema para que eduque a su hijo como bilingüe. 

No tenemos suficiente nivel de inglés

También opinan que quizás nuestro nivel de inglés no sea suficiente.

En relación a esto a mí me preguntaron por ejmeplo una vez qué pasará si llega el momento en que el niño hable más inglés que yo y no puedas mantener conversaciones con él. Por una parte, considero que tengo suficiente nivel de inglés para hablar con mi hijo durante muchos años. Por otro lado, iré aprendiendo con él a medida que pase el tiempo. Y por último, ¡ojalá llegue ese momento! Significará que no lo he hecho nada mal :)

Eva opina que el nivel no es importante siempre y cuando podamos comunicarnos un mínimo e ir aprendiendo. Así también aprenden los dos juntos.

Alex nos cuenta que ha habido gente que le ha preguntado cómo le habla en inglés si su nivel no es lo suficientemente alto. En su opinión, el objetivo final es más importante que todas las opiniones. Ha aprendido que no le importa mucho lo que la gente opine, y que si lo trata de forma natural incluso consigue que la gente participe en inglés. Además, ¡de paso repasa y estudia!

¿Cómo le voy a hablar en inglés? No me va a entender....

En relación a esto, Alex cuenta una anécdota muy simpática.

Estaba un amigo en casa que vino a cenar con su mujer. Estaban en el sofá su amigo, su hijo y él. Alex estaba hablando con el pequeño en inglés mientras jugaba con algún juguete, y su amigo les miraba.
Llegado un momento, y a pesar de no tener mucho nivel de inglés, el amigo se atrevió a decirle algo a niño, y entonces el pequeño empezó a chillar. Automáticamente el amigo le dijo: "vale, vale te hablo en español que sino no me entiendes" 

Naturalmente nada tuvo que ver, con 7 meses aun entiende poco y suele chillar cuando está jugando o se enfada...

Es curioso que la gente pueda pensar que en inglés el niño no les va a entender, pero en español sí, cuando su capacidad para aprender cualquier idioma es exactamente la misma

En resumen...

Espero que entre todos podamos ir derrumbando estos mitos poco a poco, y más gente se anime a integrar el inglés en casa, tanto para educar a sus hijos como bilingües como simplemente para enseñarles inglés desde pequeños, aunque la inmersión no sea total. 


Aprendamos de los peques, que tienen menos prejuicios y son mucho más abiertos de mente que muchos adultos.

Eva nos lo ejemplifica con la siguiente anécdota.

No hace muchos días fue al parque con su hijo y cuando los otros niños que había allí (mayores que el suyo) escucharon que le estaba hablando en inglés, le preguntaron si le hablaba en inglés. Les dijo que sí y que su hijo también cantaba algunas canciones en ese idioma. Se pusimos a cantar una de Super Simple Songs y al escucharles, ellos también se pusieron a cantar. Parece ser que en el colegio les habían enseñado la canción. El niño, al ver que ellos también cantaban, se puso muy contento y la miró sonriendo, con cierta complicidad.

viernes, 1 de julio de 2016

Cómo enseñar inglés en casa a nuestros hijos

enseñar inglés en casa

¿Es posible enseñar inglés a nuestros hijos en casa?

Puede que no nos planteemos educar a nuestros hijos de forma bilingüe, por múltiples motivos. Pero puede que lo que sí pretendamos es que aprendan inglés desde pequeños.

En este post os doy algunas ideas y consejos para poder enseñarles en casa, y como complementar esto con formación fuera de casa.

Crear rutinas en inglés

A los niños les funcionan las rutinas. Les establecemos horarios y rutinas para dormir y comer, ¿y por qué no hacerlo para el inglés? Lo ideal es establecer momentos del día o circunstancias en las que les hablemos en inglés, para que los peques asocien el momento con ese idioma, y lo acepten de forma natural.

Si ahora les hablamos en ingles, luego cambiamos al español, mañana lo hacemos en otro momento,etc. corremos el riesgo de que los niños rechacen el idioma.
Sin embargo, si por ejemplo siempre que vamos en coche hablamos en inglés, o a la hora del baño sólo hablamos en inglés, o lo hacemos los fines de semana a la hora de la comida, los niños asociaran determinada situación con el inglés, y lo integrarán en su día a día como una rutina más, exactamente igual que comer, dormir, o lavarse los dientes.

Leer en inglés

Uno de mis momentos favoritos con el peque es la hora del cuento. Justo antes de dormir, en su habitación, sentados en la mecedora y mientras le doy el biberón, le leo unos cuentos en inglés.
Es un momento perfecto para aprovechar e introducir el idioma, leyéndole los cuentos en inglés en lugar de hacerlo en español. Y es importante leerles nosotros, no sólo que lean ellos. Escucharnos a nosotros leerles en voz alta en inglés les ayudará a aprender vocabulario, pero también pronunciación y entonación. En la sección de cuentos del blog podéis encontrar algunos de los que yo uso con el peque.

Canciones en inglés

Ponedles canciones en inglés. Como música de fondo cuando juegan, en momentos en los que nos sentemos a cantar y escenificar las canciones con ellos, en el coche.... Las canciones para niños en inglés son muy rítmicas y son perfectas para que los niños aprendan vocabulario y fonética en inglés. Podéis encontrar algunas en nuestro canal de YouTube.

La tele en inglés

En relación a la tele es importante tener en cuenta varias cosas.

En primer lugar, no es la panacea. He oído mucho eso de "mi hijo ve la tele en inglés y con eso ya le llega". Maticemos esto en un poco.

La tele es un recurso más, sobre todo porque los niños ven la tele, así que pongámosla en inglés, para que aprovechen y escuchen el idioma, aprendan vocabulario, relacionen conceptos, etc. Esto es importante, y además es fundamental ser constantes. Es decir, la tele siempre en inglés. Desde pequeños, y sin cambiarla nunca al español. De esta forma, una vez más, crearemos rutinas.El niño relacionará tele con inglés, y lo verá natural. Si le vamos mezclando, puede suceder que llegado un momento no nos la acepten en inglés y quieran que se la cambiemos al español.

Sin embargo, la tele no es el mejor método para aprender el idioma. ¿Por qué? Porque es pasiva. El niño escucha, pero no interactúa. Nos sirve por lo tanto como refuerzo al resto de métodos, pero no es un sustituto de los mismos.

De hecho, en mi caso, todavía no hemos introducido la tele en casa. Está claro que llegará un momento en que lo hagamos, y que en ese momento será en inglés, pero siempre muy limitado en tiempos, horarios y contenidos y sólo como complemento al resto de métodos.

Otros recursos

El aprendizaje del inglés en casa se puede incrementar con una serie de recursos fuera para aumentar la exposición de los niños al idioma.

Algunas ideas pueden ser las siguientes

Au Pair

Traer una au pair a casa no es algo trivial. Tenemos que tener una habitación para ella y la alojamos en nuestra casa, con lo incómodo que esto nos pueda resultar. Pero tiene sus ventajas. Los niños pasarán tiempo con una persona que les habla el idioma durante unas horas al día, y que además es nativa. Te puede ayudar también a cubrir horas en las que necesitas soporte con la logística de los peques, sobre todo si trabajas fuera de casa: te los puede recoger del cole, llevar a las actividades, darles la merienda y jugar con ellos hasta que tú llegues a casa.

Puede que no te plantees traer una au pair todo el año, ¿pero por qué no uno o dos meses durante el verano, cuando no tienen cole y si trabajamos nos suele resultar difícil encontrar la forma de cubrir esas horas?

En relación a este tema, escribí un post hace un tiempo, porque nosotros estuvimos buscando au pair para este verano. Podéis verlo aquí. En él explicaba donde podéis buscar au pair y como funciona el proceso. Al final hemos encontrado una chica de Canadá que vendrá a pasar un mes con nosotros. Ya os contaré más en detalle qué tal resulta la experiencia.  La verdad es que estoy muy ilusionada con este tema, porque creo que va a ser muy productiva para el peque.

Clases de inglés

¿Cuándo? Pues cuanto antes mejor. Podéis enviarlo a una academia,o incluso traer a un profesor a casa para que juegue con él un rato en inglés. Esta última opción para mí es la mejor si el niño todavía es muy pequeño.

Cuentacuentos en inglés

En muchas bibliotecas o academias se organizan cuentancuentos en inglés. Buscad por vuestra zona, y seguro que encontraréis alguno.

Actividades en inglés 

Y también podéis encontrar academias o asociaciones que organizan actividades en inglés. Clases de cocina, talleres de música, manualidades, etc. Escribí un post hace tiempo haciendo referencia a este tipo de actividades.


En resumen, y aunque puede que el post haya quedado un poco largo, lo que os quiero transmitir es que con poco, podemos hacer mucho. Cuentos, canciones y tele, y establecer ciertas situaciones en las que les hablemos en inglés a los peques. Y a esto si es posible añadirle unas clases con un profesor, o mandar a los niños a alguna actividad en inglés. Y sobre todo, recuerda: leer, leer y leer. En mi opinión, es lo que mejor funciona.

Sólo con eso yo creo que vais a ver un gran avance. ¡Ya me contaréis!

Y por supuesto, si queréis algún consejo sobre cuentos para comprarles a los peques, donde conseguir todo tipo de recursos, etc. sólo tenéis que preguntarme!